Ciencia y Política

La esperanza y las leyes secundarias

La esperanza es el sueño del hombre despierto.Aristóteles

 

Con renovada esperanza, el pueblo de México recibió la noticia de que el Ejecutivo Federal envió ya al Senado de la República, para su discusión y aprobación, la iniciativa de las leyes secundarias en materia energética, que incluyen la Ley de Hidrocarburos, la Ley de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección del Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Energía Geotérmica.

Esto porque, como se ha argumentado, al permitir la participación del sector privado en la industria energética nacional, hasta ahora reservada al estado, se abrirá el sector a la concurrencia y libre competencia y como nuestro país tiene una de las regiones de energía más abundantes del mundo, los mexicanos esperamos grandes inversiones nacionales y extranjeras.

Se estima que con estas reformas, entre 2013 y 2018 se invertirán, sólo en infraestructura del sector energético, aproximadamente 3.9 billones de pesos, de los cuales 2.8 billones corresponderán al Gobierno de la República y 1.1 billones de pesos a fuentes privadas.

Esta es una de las mayores esperanzas, pues se nos ha dicho que estas inversiones generarán numerosos y bien pagados empleos, lo que suponemos nos permitirá abatir o reducir sustancialmente la pobreza y por otra parte, al abrir la competencia se reducirá el precio de los energéticos, electricidad, gas y gasolina, con lo que las reformas, en un tiempo prudente, beneficiarán nuestros bolsillos.

Esta transformación del sector energético nacional y con ello de nuestra economía hará de México un país productivo, con mejores niveles de vida y mejor educación. Esperemos que así sea.

luisetodd@yahoo.com