Ciencia y Política

La epidemiología de la obesidad

Es un problema más serio de lo que parece”.

 

Hace muchos años la gente no tenía mucho sobrepeso y menos aún obesidad patológica; por lo regular se llevaba una dieta menos ligada a la cultura norteamericana y más vinculada con nuestra forma de ser indígena, lo que producía mayor fibra, más bacterias benignas y menos gordura patológica como la hay en la actualidad.

Ahora, hasta los niños sufren esta problemática, y estudios recientes señalan que muchos de los antisépticos y antibióticos que se usan para la engorda de ganado o en la fumigación de los vegetales, están matando las bacterias buenas y generando un problema que no teníamos previamente. Me refiero a que antes, bacterias como los bacilos lácticos y una flora intestinal normal, impedían la acumulación de grasa y los mecanismos metabólicos que propician sobrepeso.

Hoy en día las cosas han cambiado y estudios recientes realizados por universidades de gran prestigio señalan que algunas bacterias y lo que se llama la microflora intestinal normal están escaseando y los millones de gérmenes normales del pasado han dejado de existir y por ende propician la obesidad.

Este tema no ha sido tratado adecuadamente por los especialistas, que deberían recomendar las sustancias denominadas probióticas, que son las que impiden la acumulación de grasa, evitando tóxicos y otros elementos que van cambiando la cultura culinaria y han hecho que nuestro país tenga ya el mismo índice de obesidad que Estados Unidos, a diferencia de los países europeos en los que no ha aumentado esta enfermedad, que además produce diabetes, enfermedad coronaria y alta presión.

Por las razones mencionadas, creo que está justificado, ahora, buscar en las farmacias los antiguos lactobacilos y prescribir probióticos y soluciones reales para disminuir la toxicidad que termina en la obesidad y todas sus consecuencias.

Esta receta, que los búlgaros siguen desde hace cientos de años, es una buena fórmula para que ya no tengamos el problema de que en Nuevo León el 30 por ciento somos obesos y el 70 por ciento tenemos sobrepeso; es muy sencilla, y esperamos que se administre con inteligencia y que los probióticos tengan un lugar importante en la medicina.

luisetodd@yahoo.com