Ciencia y Política

Las enfermedades mentales

Las sufren muchos

Dice la Secretaría de Salud que hay diez millones de personas con enfermedades mentales en México. Me refiero a serias y dañinas enfermedades bipolares, esquizofrénicas, demenciales y seguramente muchas derivadas del alcoholismo que sufren esos millones de personas en México.

Lo anterior es un problema de salud pública y se deriva, seguramente, al margen de algunos padecimientos genéticos, no solo del alcohol, sino también de las drogas y del estrés de la época contemporánea, que contaminan la salud mental.

Aunque las enfermedades mentales, como la esquizofrenia, la demencia senil y todas las derivadas del alcoholismo y de las drogas, son las más conocidas, las otras, las que son producto del estrés que causa la sociedad contemporánea, también debilitan el tejido social, reducen de manera importante la calidad de vida  y llegan a propiciar criminalidad.

Sin embargo, las enfermedades mentales no son bien atendidas, porque los psiquiatras cobran muy caras las consultas y las instituciones públicas dedicadas a eso tienen una mala organización; por lo tanto, no generan resultados positivos en cuanto a la solución de esos padecimientos.

En esta época, estamos en la era de la ciencia y de las neurociencias que estudian estos problemas y tenemos la oportunidad de atenderlos, pero no hay un proyecto integral de salud pública nacional y estatal, y las instituciones especializadas, con internamiento, son verdaderamente patéticas y dolorosas, en cuanto al tratamiento de los pacientes. Por lo anterior, urge una nueva acción terapéutica para esta problemática.

DESCARTES: Pienso, luego existo… La locura también puede ser un producto social.