Ciencia y Política

Los delegados federales

¿Son útiles o lesionan la soberanía estatal?


Esta semana, el gobernador expresó una verdad, y aunque a veces uso mi conciencia crítica para criticarlo, ahora tengo que ser solidario con la idea de que en muchos casos existe duplicidad de funciones con las delegaciones federales, y él, con su peculiar folclor verbal, que en este caso apoyo, dijo que la Federación se quedaba con todo.

Lo anteriormente descrito es cierto, pues a pesar de que en México tenemos una Constitución que señala que somos una Federación y nos denominamos oficialmente Estados Unidos Mexicanos, con aparente respeto a la soberanía estatal, la verdad es que somos una mezcla de un Gobierno centralista, un presidencialismo lánguido y una aparente soberanía en los estados, que no fue lo que firmaron los constituyentes de 1917.

Bajo este manto de confusión, la Federación envía delegados en diferentes áreas de la administración pública, muchos de ellos duplican funciones y otros imponen condiciones federales, pero la mayoría son posiciones políticas y personalísimas.

El Bronco señaló que esos recursos deberían utilizarse para los municipios y creo que tiene razón, pues salvo algunas excepciones, las delegaciones lastiman los conceptos constitucionales y no son de verdadera utilidad, pues esos emisarios de la cultura azteca, que se caracterizaba por el control de todas las tribus circundantes, siguen actuando de la misma forma.

Nuevo León sufre porque aportamos el 8% del producto nacional y sólo recibimos como limosna el 3%; es decir, colaboramos con el federalismo, pero éste no es justo con nosotros y además nos ata las manos en el ejercicio presupuestal.