Ciencia y Política

Demasiados conflictos entre poderes

Hay que encontrar fórmulas de conciliación.

Los animales irracionales luchan por la supervivencia y mueren con crueldad y sin capacidad de diálogo o de conciliación; pero los seres humanos tenemos una corteza cerebral que nos permite la capacidad de negociar, una de las características del homo sapiens. Me refiero a que diariamente, en los medios, se publica información sobre conflictos entre los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo, y no pasa un día sin que esa lucha nos quite el título de seres humanos y nos coloque en el reino animal, de salvajes e irracionales, es decir, perdemos o nos quitan la dignidad y el juicio racional, indispensable para sobrevivir entre personas y entre instituciones.

Recientemente un alcalde peleó con los jueces y un diputado con un procurador, hechos que son un mal ejemplo para los jóvenes, que deben saber que la corteza cerebral está hecha para pensar y no para pelear, y que una sociedad civilizada arregla sus problemas con inteligencia y buen juicio y trata siempre de evitar, hasta donde sea posible, los conflictos.

Espero que los tiempos cambien para mejorar y no para empeorar, que la mística del acuerdo impere sobre la sinrazón del conflicto y que en Monterrey, que en otra época era una ciudad pacífica, si no podemos con la violencia institucionalizada del narcotráfico, al menos no permitamos que los conflictos desborden las fórmulas de convivencia.

La solución, como siempre, está en la educación y en la enseñanza, como diría Alfonso Reyes, y desde los griegos, en juicios orales entre el bien y el mal, y que no triunfe la maldad.