Ciencia y Política

Si las cosas van bien, para qué cambiarlas

Aclaración a mi artículo
sobre Opus 102.1

En el artículo del miércoles mencioné, sin conocimiento de causa, la posibilidad de que hubiera una Radio Universidad, para corregir el error del gobierno de suprimir Opus 102.1 que estaba trabajando muy bien y ahora está inmersa en un conflicto en donde hasta el presidente del Conarte está en contra de la decisión del gobernador.

El gobierno tomó también la decisión de crear supersecretarías, olvidándose de que hay leyes para los organismos llamados descentralizados, como es el caso de Agua y Drenaje, que tienen un consejo propio y son responsables de sus ejercicios presupuestales.

Estos cambios me hicieron recordar, que en la época en que dirigí la Secretaría de Educación estatal y la federal, la Cultura y el Deporte, solo tenía un administrador, que era gente afín a don Víctor Gómez, de nombre Rogelio Páez, quien fue un brillante funcionario que no imponía sus criterios al titular, que requería personalidad propia.

Las decisiones del gobernador sobre la radio Opus 102.1 y sobre las supersecretarías no eran necesarias, porque se estaba trabajando bien en esos temas y no había necesidad de inquietar a tanta gente.

Yo creo que Opus 102.1 debe seguir como estaba, lo cual hace muy bien, y que las supersecretarías representan un aislamiento entre el pueblo y el gobierno, pues Natividad González Parás, como gobernador, tenía acuerdo con 100 gentes y Medina se aisló con 7 gentes, lo que causó graves problemas de confianza. ¿Para qué le mueve El Bronco a lo que está trabajando bien?

Por último, viene a mi mente lo que un maestro de la Facultad de Medicina nos decía: "Si el paciente va mejorando, aunque no lo entiendan, no le cambien la medicina". Valga este consejo, para no cambiar solo por cambiar.