Ciencia y Política

El caso Cendis

Al César lo que es del César.

Recientemente se ha despertado inquietud entre la Procuraduría Federal, el Gobierno Estatal y los maestros, directivosy alumnos de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis) y de la Preparatoria Emiliano Zapata, ubicados algunos en el predio llamado Tierra y Libertad. Y por alguna razón que no comprendo, las autoridades federales acusan a los directivos de esas instituciones de tener nexos con el crimen organizado, cosa que estoy seguro no es cierta.

Dada la fuerza política de esa área, que está vinculada a un partido político, el PT, el Gobierno Estatal ha tratado de conciliar y pagó la nómina, tratando de neutralizar la situación, pero el suscrito cree que el secretario de Educación del Estado encontró la fórmula para darle a cada quien lo que le toca y así resolver el conflicto.

El secretario piensa, estoy seguro, que los buenos resultados de ese programa de mayor tiempo, que cuesta más que los programas normales, no tienen por qué suspenderse porque tienen éxito. Lo que sí tiene que corregirse es que los presupuestos se envían a la chequera personal de mi amiga Lupita Rodríguez de Anaya, porque eso se presta a suspicacias, pues se puede suponer que el PT los utiliza para los aviesos fines del poder, lo cual debe corregirse porque es insólito y peligroso para la propia directora de esos Cendis.

Además, el secretario los quiere integrar en un programa específico, respetando los antecedentes, lo cual sería bueno para todos, ya que los éxitos de esa organización se integrarían al sistema educativo y no estarían alejados como algo especial y distante de la realidad.

En conclusión, si todos ceden un poco, se terminarán las manifestaciones y se conservará un programa que ha dado resultados positivos.

DESCARTES: Pienso, luego existo... Lo oscuro impide ver la luz.