Ciencia y Política

Sobre la adicción a la comida

Evitar exceso de calorías y carbohidratos nos lleva a una vida mejor

 

El día de hoy quiero llamar la atención respecto a una de las adicciones que afecta no sólo a nuestro país, sino a los de la mayor parte del mundo, que es la de la comida, la que como resultado regularmente lleva al sobrepeso u obesidad.

Este proceso es multifacético y normalmente se presenta en dos tipos: el primero, de carácter médico y fundamentalmente endocrinológico, que puede llevar a lo que llamamos obesidad maligna, y el segundo, ligado a las costumbres nacionales o regionales y a la cultura de la alimentación, que tiene raíces históricas y lúdicas, pues el comer no sólo es una necesidad, sino un gusto.

Aunque su terapéutica es fundamentalmente educativa y existen medicamentos que inhiben el apetito, se deben evitar sustancias como las anfetaminas y derivados, por los riesgos cardiovasculares con estos productos, y enfocarse directamente a terapias individuales o de grupo, lo que aunado al realismo y a la educación favorece el tratamiento de este padecimiento. Además se ha demostrado que el apoyo de la familia eleva un 50% la posibilidad de resultados positivos.

Esta obesidad o sobrepeso afecta también a nuestra niñez, por lo que se requieren ya medidas políticas, educativas y administrativas para su corrección. Entre ellas, es fundamental la enseñanza y difusión de la realidad nutricional de nuestros productos, y el control de la mercadotecnia que por esta razón afecte la salud pública.

Medidas recientes, como el control en la venta de comida chatarra en las escuelas, son un halo de esperanza, siempre que las mismas se acompañen de una educación para la alimentación de niños y jóvenes, y una gestión social del sistema educativo que llegue hasta las familias.

Sólo así, enseñando y demostrando el valor de una buena nutrición, se podrá combatir la mercadotecnia de la comunicación orientada a la alimentación con exceso de calorías y de carbohidratos, evitando la creación de vicios que producen cambios en los receptores enzimáticos, que elevan el nivel del apetito, y generan dependencia y adicción.

luisetodd@yahoo.com