Ciencia y Política

Sembrar la duda

El escándalo no tiene regreso

 

El mundo actual de la comunicación, que está ligado al fenómeno de la política del poder, se basa en la desconfianza y en sembrar la duda para que nadie crea en nadie. Actualmente en Nuevo León se está cayendo en ese proceso de, sin fundamento, propiciar la sospecha y el recelo, y se hace aunque se esté consciente que es antiético.

Ahora resulta que en algunas áreas del sector público la política ya no se basa en las leyes correspondientes, y en algunos medios no se toma en cuenta el derecho de audiencia o la capacidad natural de réplica que toda persona tiene ante una acusación; simplemente sucede el fenómeno descrito en la Biblia como escándalo, en el que aunque sea mentira lo que se dice, nunca tendrá un regreso total, y menos en estos tiempos, por la velocidad de la comunicación.

Espero que los políticos de Nuevo León se dejen de hacer juicios temerarios sin prueba alguna y ya no se genere tanta confusión y aprovechamiento de la comunicación en favor de intereses desprovistos de un juicio moral, pues debemos recordar que cada frase que lesione la imagen de una persona tiene que estar sujeta a las reglas del derecho y no a la perversión del rumor.

luisetodd@yahoo.com