Ciencia y Política

Pan y circo

¿Y los proyectos sociales?

 

Los romanos eran sabios, porque llevaban los esclavos al circo, los sacrificaban y se divertían, pero también le daban a su pueblo pan y hasta banquetes. Aquí en el Estado ya tuvimos un gran circo; ahora el Gobierno debe preocuparse por darnos pan para vivir mejor.

Ejemplos de nuestra hambre son: la seguridad que va cuesta abajo, el desarrollo urbano que es un desastre, la educación que no ha recuperado su prestigio, las 70 mil personas que no estudian ni trabajan y el sistema estatal de salud que no ha logrado justicia para los pobres.

Por supuesto que también debe preocuparnos la mínima obra pública y la falta de un proyecto sobre el agua, y ni qué decir que en la atracción de la inversión extranjera estamos mal, así como en la generación de empleos.

A esto agregamos que no hay un plan consensuado para el tratamiento de la deuda y no existe armonía entre los poderes, además de que se observa una lucha clandestina interna en el Gobierno.

Es entonces momento para dejar el festín morboso del circo en manos de la ley y voltear la mirada hacia los grandes problemas que todavía nos aquejan y que sólo se resuelven dándole al pueblo el pan del deber cumplido en la obra social y no sólo el circo mediático.

luisetodd@yahoo.com