Ciencia y Política

Nuevos vientos en el CCINLAC

La democracia es elegir y criticar, pero también participar y ser solidario.

Esta semana hubo un cambio de representatividad en el CCINLAC, organismo que agrupa las instituciones cívicas del estado y que tiene relación con las representaciones empresariales y con las no gubernamentales; tomó posesión el licenciado Fernando Maiz, bien conocido por su experiencia en infraestructura y por su participación social en múltiples proyectos incluyendo los emprendidos con el EGADE del ITESM.

Lo anterior me hace recordar que antiguamente, don Eugenio Garza Sada y las familias Prieto, Ramírez, Lobo, Zambrano, Muguerza y muchas otras, eran críticas, lo que se demostró con la manifestación en contra de los libros de texto, pero también eran participativas y solidarias, ya que construían instituciones educativas, sociales y culturales para beneficio de la comunidad y además colaboraban en proyectos gubernamentales.

Sin embargo, recientemente parece haberse desvirtuado la función de esos organismos, ya que muchos de ellos se convirtieron en arietes periodísticos con ideas fundamentalistas y fariseas, que utilizan una visión mediática contestataria en contra del gobierno, y además, algunos de ellos tienen intereses en partidos políticos. Es decir, se perdió la democracia participativa y solidaria y quedó solo la crítica destructiva.

Valga entonces tener una esperanza de que con la presencia de este nuevo personaje, que ha demostrado su profesionalismo y honestidad intelectual, así como su sensibilidad social para comprender la necesidad de la crítica, pero también de la participación en los proyectos gubernamentales, se diseñe una nueva estrategia que dé un aire fresco a la vinculación necesaria y que sea un factor inteligente para comprender el fenómeno de la corrupción, que está inmerso en nuestra entraña cultural y costumbrista, y que requiere una autocrítica y una heterocrítica, para evitar la complicidad.

Parodiando a Sor Juana, diríamos: “Hombres necios que acusáis al hombre público sin razón, sin ver que sois la ocasión, de lo mismo que culpáis…”.

luisetodd@yahoo.com