Ciencia y Política

Nuevo León, situación insólita

“Nunca habíamos vivido esto”.

 

Tengo muchos años de vivir en Nuevo León y de estar preocupado por nuestro estado, que ahora está totalmente abrumado por las circunstancias históricas internacionales, nacionales y locales, pues resulta que ahora el efecto Trump está golpeando tanto a la economía nacional como a la de la entidad, y el efecto político de un gobernador que quiere ser Presidente está propiciando incertidumbre en la relación entre el Ejecutivo y el Congreso.

Además y para agravar el panorama, la situación económica de nuestro país, que no ha podido aprovechar sus recursos naturales y que por el despilfarro de los recursos públicos ha llevado su deuda externa al 50% del Producto Interno Bruto (PIB), ha tenido que devaluar su moneda, por lo que este año 2016 se han encarecido todos los productos, especialmente los alimentos básicos como la tortilla, el huevo, la leche, la carne, el frijol, el tomate, la papa, la calabaza, el aguacate, el chile, etcétera.

Todo eso, aparte de detener el desarrollo del país, está golpeando a las clases más necesitadas, pues en Nuevo León, igual que en el resto de la República, hay gente muy humilde que está sufriendo la locura siniestra y tormentosa de quienes gobiernan en lo internacional y nos afectan en lo local.

Monterrey, ciudad en donde mi abuelo fue alcalde, era antes un área tranquila en la que presumíamos de nuestro desarrollo empresarial y acervo educativo, pero en el presente ya no sabemos qué está pasando y tememos por nuestro futuro y el bienestar de nuestros hijos. Es entonces el momento para reflexionar y cuidadosamente tomar decisiones suficientes para hacer frente a esta crisis y reclamar a aquellos que nos gobiernan, principalmente a los que sólo están dedicados a cosas ajenas a la visión futura de nuestro estado, en donde tenemos un gobernante auténtico, pero que nos quiere dejar en el espejo iluso de un futuro incierto, porque quiere llegar a la Presidencia de la República.

Apelo a la responsabilidad compartida de todos ellos por el reclamo cotidiano y social de todos nosotros, que no merecemos la incertidumbre.

luisetodd@yahoo.com