Ciencia y Política

Monterrey VI ; a la basura

“Buena teoría, difícil práctica”.

Eugenio Clariond, presidente del Fondo del Agua, es un amigo que yo aprecio, porque a pesar de ser empresario, tiene sensibilidad  social; además, le caracteriza ser muy frontal y crítico contestatario de las acciones del Gobierno.

Él está presentado ahora un bello plan para suplir el decaído proyecto anterior, que olía mal, pero que se basaba en una concesión para traer agua de una filial limpia del río Pánuco, que es donde existe con seguridad, proyecto en el que se confundieron las ambiciones financieras con la verdad científica.

Ese personaje presenta un proyecto alterno que aumentará  las tarifas y hace participar a muchos factores; insiste en que la corrupción en Agua y Drenaje es primaria; espero que también se acuerde de la corrupción de algunos  que tienen pozos privados o los que tiran agua en el fracking, dentro de la economía liberal y el dios del mercado.

También dice que va a eliminar todas las fugas, que son miles, según estudios previos; y que va a aumentar la eficiencia de las plantas de tratamiento y hacer presas rompepicos, que sirven para almacenar, no para crear agua. Además, insiste en la educación cívica para el cuidado del agua, que requiere iniciarse desde la formación básica y tardará muchos años.

Por supuesto que la propuesta es muy atractiva porque es muy barata y yo le deseo que lo logre con ese plan, pero tengo miedo que antes de morirme, lo que puede ocurrir en un lapso corto, fracasemos y tengamos sed, porque la visión teórica de este proyecto no asegura su realización, mientras que con el Pánuco, sí se lograría.