Ciencia y Política

Mi amor a Monterrey

Mi abuelo fue alcalde de esta ciudad.
Luis Eugenio Todd


Monterrey tiene un excelente alcalde, Adrián de la Garza, que tiene raíces genéticas de su padre, con quien yo tuve una gran amistad y fue un procurador del Estado honesto y auténtico, además de tener de una gran simpatía.

A Adrián, quien heredó esa génesis, le tocó ser previamente procurador del Estado y atender los graves problemas de la inseguridad; lo hizo bastante bien y merece el reconocimiento a su labor. Ahora está a cargo de una ciudad que es orgullo para los que nacimos aquí y que sufre de problemas viales, construcciones desordenadas y baches en todas las calles, además de un gran desorden urbano; basta mencionar que hasta los constructores Marcuschamer y Reyes quieren construir en áreas en las que ya no es posible construir, sino más bien planear ecológicamente.

Yo creo que Adrián puede llegar a ser gobernador del Estado, pero para lograrlo necesita corregir la vialidad, el desarrollo urbano, la ecología forestal y seguir, como lo ha demostrado, haciendo de Monterrey una ciudad segura.

Recuerdo con nostalgia a don Filiberto, su padre, y estoy seguro que él estará muy orgulloso de ver que su hijo cambia una ciudad que "da lástima".


luisetodd@yahoo.com