Ciencia y Política

2017, el año del servicio social

Coordinar para dar y encontrar la felicidad.

El Gobierno sólo se justifica porque como prioridad cuida a sus habitantes, les da educación, salud y se preocupa a través del desarrollo social por el nosotros, olvidándose frecuentemente del yo y dándole prioridad a los que sufren, los que menos tienen o a aquellos que están segregados del progreso.

La tesis se justifica también desde el punto de vista de la búsqueda permanente del hombre por encontrar la musa ignota de la felicidad, lo cual se da, según estudios de la Universidad de Harvard descritos en YouTube, porque uno tiene buenos padres con genética feliz (50%), sea capaz de dar y servir a los demás (35%) y sólo el 15% por lo que se tiene en propiedad.

Estas consideraciones vienen a mi mente porque estoy viendo que hay una persona en el gobierno, la doctora Luz Natalia Berrún, que ajena a todo partido o interés político, tiene el reto de coordinar el instinto solidario que existe en Nuevo León para ayudar a los demás, pues en nuestro Estado hay múltiples instancias que apoyan a los que menos tienen y aún la gente más humilde demuestra mucha mayor solidaridad, a veces, que aquellos que tienen de más.

Esta dama, con amplia experiencia en el servicio social universitario, tiene excelentes programas de coparticipación y le toca tener el liderazgo para potenciar un bello ejemplo nacional, planeando durante este año, con todos los sectores involucrados, un arranque simbólico de la importancia de su trabajo, con la idea de hacer del año 2017 el año del servicio social.

Valga mi sugerencia para que en ese año, los 260 días de trabajo se hagan, difundan y comuniquen a toda la comunidad los hechos, programas, acciones y gestiones de todas las instancias filantrópicas y gubernamentales del estado dedicadas a mejorar la vida de los adultos mayores, los discapacitados, los enfermos terminales, los adictos y todos aquellos que están alejados del desarrollo económico y del progreso. En esa forma, todos saldremos ganando, los que reciben, porque reciben lo justo, y los que dan, porque así aumentan sus expectativas de ser felices, ya que como decía Parménides: el que da se engrandece" y yo agrego: aumenta su autoestima y es feliz...

luisetodd@yahoo.com