Ciencia y Política

Día “Martes para dar”

“¿No sería mejor todos los días?”

 

En EEUU se implantó un programa que se denomina “Martes para dar”, secundario al ya famoso Black Friday, en el que la gente sale corriendo en estampida a devorar los bajos precios de artículos de todo tipo; esto se implantó en ese país, como una respuesta a un complejo de culpa por el “viernes negro”, que solo produce un aumento en el ansia de tener y en la fría mercadotecnia de la sociedad actual.

Sin embargo, como sentimiento compensatorio, ahora se implanta el “Martes para dar”, cuando lo que deberíamos hacer es practicar cotidianamente la costumbre de entender el concepto de felicidad, que lleva implícito el arte-ciencia de dar y de servir, como un elemento de autoestima e incrementemos la búsqueda de la esquiva musa de la felicidad.

Hace algunos meses apareció en YouTube un comentario completo de un proyecto de investigación social que se desarrolló por la Universidad de Harvard, en la que durante 75 años se evaluó una muestra de 700 personas, en la cual se iban supliendo los fallecimientos con unidades humanas semejantes a aquellas que habían dejado el estudio. En ese programa se evaluaron genética, económica, social y psicológicamente a todos los participantes; se estudiaron sus ingresos, sus genes, sus relaciones familiares, sus índices de divorcios, sus insatisfacciones y toda una gama de fenómenos personales y del ambiente en el que se desarrollaron los individuos.

Y la conclusión fue muy sencilla: para alcanzar la felicidad, según el estudio, el 50% depende de los genes que heredamos de nuestros padres, que nos prepararon para esta vida; el 30% fue para aquellos que tenían la rutina de dar y de servir y ahí encontraron su autoestima feliz. Solamente el 20% se les asignó a aquellos que tenían la necesidad de tener, comprar y llegar hasta la enfermedad del apego material que nos está infiltrando en la sociedad moderna.

Espero que le hagamos caso a la ciencia y convirtamos todos los días del año en “Martes para dar”, no para ejercer la filantropía, sino para tener la opción de ser felices.

luisetodd@yahoo.com