Ciencia y Política

Cuarto informe de Jesús Áncer Rodríguez

Ahora es muy rector y un poco

 menos doctor

Asistí con gusto al cuarto informe de actividades del doctor Jesús Áncer Rodríguez y con alegría y nostalgia recordé sus inquietos años de alumno nuestro en la Facultad de Medicina y me uní, tanto con él como su esposa y familia, a gozar de los resultados, de su presencia social y de su visión dentro del proyecto institucional para hacer de la UANL copartícipe para cogestionar con el Gobierno actividades en beneficio de Nuevo León, a través de su programa 2020, con objetivos sociales claros.

El señor rector de la UANL ha logrado ejemplarmente ubicar a nuestra universidad, con calidad, pertinencia y presencia en el ámbito nacional y también internacional y ha logrado, conforme a las evaluaciones correspondientes, integrar una serie de acervos académicos fundamentales que le permiten ser considerada como una de las mejores universidad de América Latina y con una visión internacional y única en el difícil mundo de la integración entre la academia y la aceleración histórica del mundo contemporáneo.

Yo creo, y lo digo sin consideración limitante alguna, que los años y la experiencia, así como la intensa actividad hiperquinética del rector, lo ubican como uno de los mejores líderes de nuestra universidad, en los lustros recientes, señalándole con aprecio y consejo oficioso que algunas tareas pendientes tendrá que resolver, como es el caso del desempleo profesional, que no es responsabilidad institucional de la UANL, sino del estado, y requiere diversificación curricular y apertura de opciones, así como adaptación a los cambios de una sociedad de la comunicación y de la información y de la competitividad, que actualmente gozamos y padecemos.

Mi reiterada felicitación al alumno, al amigo y mi admiración al rector.