Ciencia y Política

"El Bronco" cumple un año

Virtudes y defectos.

Creo que muchas de las formas de gobernar tienen que medirse de acuerdo a resultados y no conforme a la publicidad, porque esta última no produce un análisis adecuado de la realidad. Nuestro gobernador ha hecho cosas muy positivas, como su tratamiento a la impunidad y su actitud sincera y auténtica, rompiendo la barrera de aislamiento que existía y que propiciaba una mínima comunicación entre Gobierno y pueblo, originando un círculo rojo, con pocos personajes, que eran los que tomaban las decisiones.

Existía poca coordinación de esfuerzos y muchas de las decisiones no tenían antecedentes técnicos o razonamientos lógicos, eran más bien unipersonales; en cambio ahora, a pesar de que algunas tomas de decisión son basadas en la experiencia personal y la crítica persistente de El Bronco, creo que sí escucha al pueblo y a sus funcionarios, lo cual ya es ganancia.

En sentido contrario, algunos de los defectos tienen que ver con la falta de relación con los medios de comunicación, que están presentes y en cualquier parte del mundo funcionan como críticos permanentes y que no pueden ser suplidos por las redes sociales, que son desordenadas, frívolas, anónimas y no tienen la fuerza de la organización que sí tienen los medios de comunicación. Eso le impide tener un conocimiento real y en detalle.

El resultado es diferente al de otros gobernantes; espero que sea siempre mejor y que se terminen los desacuerdos al interior del Gobierno, porque eso siempre estorba; y porque hay demasiados grupos en conflicto y eso no es bueno para el Estado.