Ciencia y Política

Aunque parezca ficción, es ciencia

La inteligencia artificial
Dr. Luis E. Todd


Comentando con el joven maestro Rodrigo Soto, analizamos las tesis modernas del comportamiento, principio y fin del ser humano, y llegamos a la conclusión, basada en estudios científicos, que estamos sujetos a tres factores fundamentales:

El primero es la genética que heredamos de nuestros padres y que nos marca en un porcentaje elevado nuestra actitud y nuestra evolución biológica, incluyendo la muerte celular programada.

La segunda es la denominada teoría de los memes, de Richard Dawkins, que señala la influencia del entorno social, familiar y cultural, y que es la influencia de todo aquello a lo que diariamente estamos expuestos y que es muy importante porque genera interdependencia con otras personalidades como esposa, familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Y la tercera es la que tiene que ver con la teoría de la inteligencia artificial y con la incorporación de nanobots para monitoreo de nuestro cuerpo, aunado al autocuidado, en donde nosotros, a través de la repetición de la disciplina del ejercicio físico y mental, del autoestudio y de la dieta, podemos modificar y engañar a los genes y a los memes, por ejemplo, con ejercicio físico detener la muerte celular y la degeneración del sistema nervioso que provoca la demencia senil.

Para lograr lo anterior requerimos movernos en forma científica y no sólo como ficción, utilizando las nuevas tecnologías de la información y comunicación a tiempo real, y la impregnación conductista de los medios de comunicación, incluyendo los supercanales de información que nos rodean, justificando así los avances tecnológicos en beneficio del hombre y no sólo en su perjuicio.

Todo esto es factible si logramos conciliar la voluntad de transformar las máquinas para integrar esa nueva inteligencia artificial a la biología, al humanismo, y al desarrollo científico y tecnológico, pero dentro de un marco ético de comportamiento que terminaría con las guerras personales y colectivas.

Todo esto parece una utopía, pero según los expertos en inteligencia artificial, podrá ser factible en el futuro y nos permitirá vivir bien más de 100 años. Ojalá lo vean nuestros hijos.


luisetodd@yahoo.com