DESDE MI RINCON

De trampas y tramposos

“El mundo está lleno de trampas”, reza un fragmento del popular poema “Desiderata” que en latín significa  “las cosas deseadas”, registrado a principios del siglo pasado (enero 6 de 1927) por el abogado norteamericano de origen alemán Max Ehrmann (1872-1945).Sin menoscabo del valor y sabiduría del hermoso mensaje de Ehremann, cabría precisar qué, el mundo como tal no ha desarrollado esas trampas, sino que somos los que lo habitamos, quienes le damos esa vergonzante pero cierta condición de ser un sitio donde el engaño esta por todas partes, y aún más, si asumimos la responsabilidad que nos toca, podemos afirmar que somos los humanos los que lo hacemos así, es decir; el mundo no esta lleno de trampas, sino lleno de tramposos. En un país tan corrupto como el nuestro y como un ejercicio de introspección nacional, cabe preguntarse si los mexicanos somos tramposos  por historia o por naturaleza.Si los hombres fueran ángeles no habría necesidad de leyes dice el refrán,  pero en México hay leyes de todo tipo y sin embargo el Índice de Percepción de Corrupción (IPC)  elaborado por Transparencia Internacional, nos ubica en la posición 106 de un total de 177 países (IPC 2013).Hay quien atribuye lo tramposo al factor histórico de la conquista y la violenta transculturación sufrida por los indígenas, quienes seguían venerando secretamente a sus ídolos escondidos en los altares cristianos (Anita Brenner: Ídolos tras los Altares 1929).Trampea el político con sus estadísticas maquilladas, el comerciante con sus ofertas falsas y sus productos caducos, el cura con sus votos de pobreza, el empleado sus horas de trabajo, el patrón las prestaciones laborales, trampea el mecánico, el abogado, el médico, el periodista, el radiotécnico, el plomero, el albañil, el electricista, el maestro, el panadero y, (parafraseando a Calderón de la Barca) en el mundo en conclusión, vivimos todos trampeando aunque ninguno lo acepte.Por mi parte me quedo con otro pasaje del mismo texto cuando dice: “No dejes que esto te ciegue a la virtud del mundo; muchas personas luchan por grandes ideales; y en todas partes la vida esta llena de heroísmo”. 


lamontfort@yahoo.com