DESDE MI RINCON

El fracaso

De nuevo ésta mi pluma (o mejor escrito sería decir mi teclado) deviene hacia un tema humano: El fracaso. Y es que ciertamente el fracaso es un tema intrínsecamente humano, pues forma parte inevitable de la vida y de suyo, es una parte esencial de nuestro crecimiento emocional y espiritual.

Sólo que el término en su proceso semántico, ha ido adquiriendo un significado mucho más dramático y sentencioso. “Es un fracasado”, decimos o pensamos cuando vemos a alguien cuya forma de vivir, no corresponde con nuestros parámetros personales de “éxito”. 

Tal es el caso de un próspero amigo quien, aunque sin utilizar el vocablo, lo sugería sutilmente al referirse a un tercero amigo mutuo, quien como modus vivendi, decidió dedicarse a tañer un instrumento musical, renunciando a la  posibilidad de un empleo más convencional, el cual sin ninguna duda podían ofrecerle sus relaciones familiares. 

Fracaso es definido por el diccionario como “Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio”, o bien en una segunda acepción, como “Suceso lastimoso”, y paradójicamente, yo percibo más insatisfecho con la vida  a mi amigo próspero que a mi amigo músico, aunque cabe mencionar, que el arte es con frecuencia un alimento mas nutritivo en esos menesteres de la felicidad y la realización personal y esto no quiere decir que uno de ellos sea mas feliz o mejor que otro.

Desafortunadamente la idea más generalizada  es que el fracaso es un suceso mucho más definitivo de lo que en realidad es. La vida esta hecha de proyectos que se intentan, se reintentan o se abandonan, pero se quiera o no, siempre se sigue adelante porque el tiempo no se detiene y como en un río a todos nos lleva consigo.

Conocemos el fracaso desde que caemos cuando de niños seguimos  el impulso primario de intentar erguirnos para caminar, y después de ese, nos enfrentamos a innumerables  fracasos que  como un largo aprendizaje emocional, nos enseñan a conocer nuestras capacidades, tolerar la frustración y reconocer y aceptar la realidad de la vida.Dicen, de lo mucho que dicen del fracaso, que la muerte es el único fracaso definitivo, pero aun de eso, yo no estoy tan seguro.


lamontfort@yahoo.com