DESDE MI RINCON

¿Cuál será su drama?

En la vida todos recibimos un daño o golpe que nos marca indeleblemente. ¿Sera eso cierto?, no sin razón dicen  que “generalizar es por  lo común un error” y esa sentencia puede aplicarse también a esta afirmación. Pero entre más vivo, más me convenzo de que en efecto, todos cargamos durante nuestra existencia con un conflicto más o menos no resuelto, que por lo general aunque no necesariamente,  se origina en la infancia, en torno al cual giran muchas de nuestras decisiones, nuestra manera personal de comunicarnos con el mundo  y por lo tanto del tipo y calidad de vida que vivimos.

Nuestra existencia emocional es un flujo continuo de “pérdidas y ganancias”,  en donde debemos aprender a administrar el inevitable dolor de las pérdidas, para impedir que se convierta en sufrimiento. Nacemos y perdemos la cómoda vida intrauterina, que se sustituye por otra donde sentimos hambre, frio y dolor. Viene entonces la lucha contra un mundo hostil, lleno de virus, gérmenes y bacterias qué, a partir de ese momento tratarán de sobrevivir a costa nuestra, aclarando que estos son microbios, y que aun no aparecen los políticos, banqueros y otros vivales que vendrán después.

Por si esto fuera poco, al crecer debemos enfrentar a otro tipo de seres perniciosos, ahora algunos congéneres; que tratarán de resolver sus propias carencias y conflictos emocionales mediante la agresión, la burla o el escarnio, eso que siempre ha existido y que ahora llaman “bullying”. Ahí están no solo extraños, sino también los compañeros de escuela, los hermanos, los parientes y a veces aunque sin intención, los padres o maestros.

Entre todas estas averías emocionales, alguna nos afecta más que las otras: La preferencia o no de los padres, los defectos adquiridos o congénitos, la estatura, el color de la piel, o la real o imaginaria “reducida” inteligencia, suelen ser el eje emocional o drama central de nuestra vida.

Así, cabe preguntarse cuando observemos en alguien una conducta extraña: ¿Cuál será su drama? 


lamontfort@yahoo.com.mx