DESDE MI RINCON

Una contaminación diferente

El espectacular crecimiento de China,  ha generado un deterioro ecológico que en  ciudades como Shangai,  les ha obligado a tomar medidas extremas, tales como retirar de las calles los vehículos oficiales, detener construcciones o mantener a los niños dentro de los edificios.
Los chinos han empezado a buscar soluciones para atender el grave problema que enfrentan, ahora ya reconocido públicamente como tal. Entre otras acciones, han designado un presupuesto de 277,000 millones de dólares,  así como asignado un gran numero de ingenieros investigadores a trabajar en el tema.
En México, entre otros serios problemas, existe desde luego el de la contaminación ambiental, pero hay una forma diferente de contaminación que es la causa generadora de muchos de esos otros problemas. Me refiero al deterioro moral de nuestra  calidad de vida.
Cabe aclarar que la palabra “moral”, es justamente la que denota y connota la situación de crisis de valores que como sociedad vivimos, y no debe confundirse  con el sentido de una superficial o  falsa moral llamado “moralina”, confusión frecuente al abordar el espinoso tema de los valores.
Hoy, en un escenario social donde el relativismo a ultranza permite a muchos justificar de su comportamiento lo que es injustificable,   muchos ciudadanos  e instituciones bien intencionados, tratan de resolver ese deterioro moral mediante distintas acciones que, promoviendo valores  intentan modificar esa conducta, pero el esfuerzo aunque encomiable, luce débil ante los embates del becerro de oro, que compra y vende almas y conciencias con mucha facilidad.
Promover eficientemente valores para cambiar conductas es difícil, porque a veces se intenta corregir los efectos y no las causas, o bien, porque se pretende despertar la conciencia del sujeto mediante el simple discurso, cuando la única forma de integrar valores es vivenciándolos.
Si aceptamos y reconocemos el problema como  una contaminación moral, ¿porqué no poner?, como los chinos,  a trabajar en ello a especialistas que propongan soluciones integrales, que coordinen y “sinergizen” los esfuerzos y buenas intenciones de esos ciudadanos e instituciones.



luismontfort@hotmail.com