DESDE MI RINCON

Y el astado regatea…

Con la peculiar parsimonia que lo caracteriza, José se acercó a donde yo me encontraba y dijo: “Perdón que no te haya saludado, pero estaba arreglando el mundo”, refiriéndose a que minutos antes al entrar yo en el recinto,  había omitido darme los cotidianos “buenos días” debido a que se encontraba platicando, inmerso en un tema de política económica internacional, en  los que suele embarcarse.


Sin ser nueva, la frase me hizo eco, tal vez por el sutil dejo de amarga ironía con el que la dijo, como  una especie de autocrítica que lo hacía sabedor de lo inútil de sus tesis y conclusiones (algunas ciertamente muy válidas por su alto perfil intelectual) para efectos de influir en el rumbo de la economía mundial.


Con las tres últimas palabras de José flotando en mi cabeza, mas tarde escuché a distintas personas discutir y opinar sobre el alza inminente de la gasolina; sobre la amenaza que representa Trump  para México; sobre el conflicto de Israel con Obama y la ONU; sobre la quiebra de Pemex; sobre la forma de remediar la inseguridad en la que vivimos; sobre cómo acabar con la corrupción y hasta sobre los recientes errores de los técnicos de los Tigres o el América.


Considerando que cada persona tiene sus muy particulares intereses y preocupaciones, pensé qué, todo mundo parece tener una respuesta para toda clase de conflictos,  debido tal vez a que ante la inquietante percepción de un mundo desquiciado en el que ya nada es cierto y todo es posible, mediante la conversación  cada cual trata de “arreglar” aunque sea mentalmente el suyo, sea con el apoyo de la vaga euforia que se activa con  una taza de café, la seguridad desinhibida que provoca una cerveza  o la sola adrenalina que nos genera el miedo y la incertidumbre por un mañana incierto.


“Y el astado regatea la medida de su drama” dice Alberto Cortés, aludiendo a la negación del varón burlado por reconocerse como tal. Así con frecuencia, los mexicanos “arreglamos México”, tal vez sea para no reconocernos tan burlados.


lamontfort@yahoo.com.mx