DESDE MI RINCON

Jacobo. Un hombre de su tiempo

Si interpretar hechos pasados, conlleva el riesgo de hacerlo a través del cristal del presente en el que se vive, evaluar el desempeño pretérito de un personaje es aún más dificultoso, dada nuestra proclividad a olvidar las circunstancias en las que esa persona se desenvolvió.

Tal es el caso del periodista Jacobo Zabludovsky, quien durante muchos años condujo el programa noticioso mas importante de México, en medio de un complejo entorno político difícil de imaginar para la generación actual y fácil de olvidar para quienes lo vivieron desde una posición menos expuesta, sin mencionar las restricciones que impone la línea editorial del medio, que por preferencias, intereses o compromisos, subyuga la opinión del conductor, dejando al espectador sólo la opción de “leer las notas entre líneas”,  según  sea la habilidad y sutileza con que las trasmite el que narra.

Más allá de la polémica y ubicado el personaje en su  contexto humano, nadie puede negar que Jacobo Zabludovsky  fue un hombre de su tiempo, entendido esto como una persona poseedora de una forma preclara de percibir y entender el mundo que le tocó vivir.

Dice un proverbio chino: “Ojalá vivas tiempos interesantes” y Jacobo los vivió, los informó y los comprendió: Cuba 1959; asesinatos de los Kennedy; 1969 Apolo 11; Munich 1972; Watergate; México 1985; Berlín 1989 y muchos otros acontecimientos, fueron narrados “en vivo” con sus palabras.JZ fue un hombre de palabras y un enamorado del lenguaje que con ellas se conforma. Su discurso en San Millán de la Cogolla,  España en 2007, (revista UNAM edición 40), translucen un amplio léxico y un hábil manejo sintáctico que pocas veces utilizaba en su noticiero.

Quizá sabedor de la inveterada condición semi-analfabeta del auditorio, destilaba el vocablo culto como con gotero, educando así a varias generaciones de espectadores y periodistas.A la pregunta de si fue un hombre poderoso en México. Con mente clara contestó: “No lo era.

Yo tenía el programa más importante de la televisión. Importante era el medio. No hay nada más fácil que sustituir al conductor de un informativo. Vas subiendo escalones, y de pronto te caes”. 


lamontfort@yahoo.com.mx