DESDE MI RINCON

Haré el viaje contigo

Sin menoscabo de los méritos de nuestra hermosa lengua castellana, algo especial tiene el pragmático idioma inglés, que con unas pocas palabras logra trasmitir en forma sintética, pensamientos y emociones que mueven a reflexionar sobre su profundidad y sus alcances.Tal es el caso de la frase traducida que encabeza estas líneas, que como un “hashtag” o etiqueta de datos (#Illridewithyou), se utilizó 150,000 veces en solo cuatro horas en Twitter en Australia y seguramente seguirá creciendo, pues denota un sentimiento del que la humanidad está hambrienta: la bondad, la humanidad y la solidaridad.Lo que dio origen a esto, fue la experiencia vivida en aquel país por Rachael Jacobs, quien se percató que la mujer sentada a su lado en el tren, se despojaba discretamente de la indumentaria musulmana que las obliga a “taparse”, según el  código del “hijab”, temerosa de ser víctima de alguna represalia “islamofóbica”, dado que en ese momento la nación vivía la  crisis del secuestro de treinta personas en un café de Sydney, por parte de un terrorista del llamado Estado Islámico (ISIS).Refiere Rachael, que al llegar a la terminal alcanzó a la anónima mujer en el andén, diciéndole que no tuviese miedo, que se pusiera de nuevo su vestimenta y que ella caminaría a su lado y la acompañaría hasta llegar al final de su viaje. La mujer rompió a llorar y después de abrazarla se marchó en silencio.Más allá de las circunstancias vividas por estas dos mujeres, creo que la frase “haré el viaje contigo”, lleva implícita una enseñanza y un sentido de solidaridad, que bien puede aplicarse a cualquier relación humana, donde la comprensión de uno por “el otro”,  allana el camino para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.No pasa desapercibido el probable origen judío del apellido Jacobs, lo que por razones obvias, duplica lo valioso de la actitud de Rachale, quien nos demuestra que no obstante el mundo caótico en que vivimos, todavía es posible el amor ágape.No hay otro mundo para habitar ni otra estación para vivir que los que nos han tocado, y nos guste o no, en esa nave y en ese viaje vamos todos juntos. 


lamontfort@yahoo.com