DESDE MI RINCON

El 25 de Diciembre

Algo hay en común en la biografía de estos  tres personajes históricos: Jesús de Nazareth, Carlomagno y Charles Chaplin. Del primero, la tradición nos dice que nació un 25 de diciembre de un supuesto año cero, el segundo fue coronado emperador el 25 de diciembre del año 800, de lo que sería luego el  Sacro Imperio Romano Germánico y Charles Spencer Chaplin murió un 25 de diciembre de 1977.
Mas allá de lo forzado o trivial que pueda parecer la mención de esta coincidencia, hacerla me resulta útil para señalar como a veces nos esclavizamos a la forma y nos olvidamos del fondo de nuestras creencias y convicciones. Se ha debatido y se sigue debatiendo la fecha del nacimiento de Jesús, incluso se llega a cuestionar la realidad de su existencia, dada la falta de “datos duros” que de una manera “históricamente precisa” la comprueben, mientras que las fechas de la coronación y la muerte de los segundos, son datos históricamente demostrados.
Sin embargo, las acciones que dieron trascendencia histórica a la vida de los dos Carlos, tiene todo que ver con el legado ideológico del Nazareno, independientemente de su existencia física o cronológica. Carlos Magno, consolidó la difusión del Cristianismo en una Europa por él unificada, (y porque no decirlo, antecedente de lo que hoy es la Unión Europea), y Carlos Chaplin, enarboló la bandera de lucha contra las injusticias de la sociedad de su tiempo, pronunciándose siempre, tanto en sus películas como en su vida privada a favor de la libertad y la fraternidad humana.
Esto resulta suficiente para avalar la importancia y trascendencia del mensaje cristiano de amor al prójimo, como la máxima expresión de evolución que puede llegar a tener nuestra condición humana.
Hoy, en un mundo en crisis, con frecuencia celebramos una “Navidad embotellada”, olvidando que el nacimiento de cada ser humano representa  una esperanza para el mundo  y una responsabilidad para quienes ya lo habitamos. La esperanza que conlleva el potencial de una nueva vida, que llega con el caudal genético de miles de años de civilización, y la responsabilidad de recibirla en un mundo sano que facilite su desarrollo.


lamontfort@yahoo.com.mx