DESDE MI RINCON

Cóctel México

En la típica calma que tienen las mañanas de los  días de asueto y con el monótono acompañamiento de la pertinaz llovizna de un postrero y plomizo día de invierno, el pequeño aparato de radio que desde hace 40 años transforma fielmente en mi cocina las ondas hertzianas en notas y voces, lanza la de Olimpo Cárdenas, quien lastimero, le pide a una ingrata fémina que le “arranque la vida”, mientras yo me dispongo a ingerir el cóctel de frutas que recién me he preparado.

Dicen que es sano “comer de colores”, y viendo el colorido de las viandas,  pienso en todas las pequeñas y grandes acciones necesarias para que estas llegasen a mi plato.

Y no es una mezcla exótica, sino frutos que por ser de temporada, ofertan en cualquier mercado y tal vez resulten más baratos que el acostumbrado refresco de media mañana, cuyos nocivos efectos  tanto preocupan a la medicina social.

Mango traído de Sinaloa, “Nunca creí que te fueras tu” dice la voz profunda de Alberto Vázquez; Toronja del jardín de las delicias de Múgica Michoacán, y Mojica  pide por Grever le juren que no lo olvidarán; Manzana de Canatlán y Sara Montiel solloza por un relicario pisado con garbo; Papaya de Veracruz, y el pseudo veracruzano Lara nos habla de un amor que se vive cada noche y del “Hastío” que se asoma en las pupilas de su amada; Piña de Oaxaca, donde Javier Solís nos recuerda que “Dios nunca  Muere”,  aunque desde la humilde ventana de su choza, Macedonio Alcalá mire como muere el sol en los montes; El popular plátano al que en la bella borinquen llaman banano, y Pedro Flores lamenta desde Puerto Rico su “Amor Perdido” en la voz de la tocaya Landin; Pera de Aguascalientes, cuyo nombre evoca a Le Pera y Gardel, quien desde la bocina arrastra las notas de “Por una Cabeza”, jurando mil veces no insistir más en el amor,  a menos…  que una mirada y una boca de fuego lo inviten de nuevo al pasar.

Con las últimas notas magistrales de “Entre dos Aguas” de Paco de Lucía, pienso que este cóctel es  resultado de siglos de civilización y de libertad y escuchando luego la propaganda de los partidos políticos, discierno que mucho deberemos trabajar para preservarlo. 


lamontfort@yahoo.com