DESDE MI RINCON

Antieméticos para los mexicanos

Ante la página en blanco, dudo en abordar o no el tema de los bloqueos de los maestros, (inicialmente sólo los de la CNTE y ahora extendido por la ineptitud de las autoridades de la SEP), pues el asunto ha ocupado ya los encabezados durante varias semanas, al grado que puede percibirse un hartazgo rayano en la náusea, entre quienes no somos parte de los casi dos millones de docentes, dato inexplicablemente impreciso, según lo declarado por la mismísima SEP, que dijo no haber podido completar el censo porque ciertos planteles se negaron a contestar, de donde surge la pregunta obligada: ¿entonces qué control tiene dicha secretaría sobre sus pagos de nómina?

El encarcelamiento de Gordillo y la iniciativa de una reforma educativa, promovida más por la presión de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que por el interés de nuestros políticos en el bien común, vinieron a destapar una cloaca de contubernios, ineptitudes, corrupción e intereses ocultos que a los ojos y el bolsillo agotados del ciudadano común, vienen a ser sólo una muestra más, de la profunda putrefacción moral que campea por sus fueros en todos los niveles de gobierno.

En calidad de educación, ocupamos el último lugar en la lista de los 34 miembros de la misma OCDE; la inseguridad y violencia social siguen siendo nota roja diaria a lo largo y ancho del país, ocupando un penúltimo lugar en el índice de la misma organización; la impunidad es “patente de corso” con la que políticos y funcionarios públicos se enriquecen en forma insultante, traficando su influencia y saqueando los recursos del erario público; los legisladores se enajenan con sus intereses partidarios y se alejan por completo de sus representados; la inflación sigue pauperizando la calidad de vida de millones, mientras los tecnócratas se empeñan en maquillar las cifras en tanto termina su sexenio, donde el lema parece ser aquel exhorto pirata de “al hurto y al pillaje”. Y así hasta la náusea.

Por eso no quiero escribir sobre los profesores, prefiero proponer que el sector salud nos dé antieméticos a los mexicanos, para combatir la náusea y no vomitar.


lamontfort@yahoo.com.mx