Mundo Industrial

La vida en otros planetas

Nos llamó la atención un artículo publicado en la revista Time de enero, con respecto a las indagaciones de la investigadora Lisa Kaltenegger sobre exoplanetas susceptibles de albergar vida.

Ella y su equipo en Harvard University y en el Instituto Max Plank de Astronomía en Heidelberg Alemania, trabajan en acumular una cantidad masiva de información y clasificarla, a fin de poder determinar en cuales de los miles de exoplanetas confirmados descubiertos sea posible la existencia de la vida, tal y como la conocemos en la Tierra.

El modelo que se propone es sumamente complejo: contempla el tamaño del planeta, masa, composición química, el que se encuentre dentro de una zona habitable alrededor de su estrella, en donde la temperatura se mantenga susceptible de preservar la vida, así como el agua se mantenga en estado liquido.

Para todo esto, el modelo incluye comparaciones climatológicas precisamente con la Tierra, y esta actividad de recolección de datos masiva ha proporcionado información valiosísima con respecto a las condiciones de nuestro planeta.

Por ejemplo: para muchos de nosotros, 2013 pudiera ser calificado como un año excepcional con respecto a temperaturas bajas y una gran cantidad de lluvia en todo el mundo; de hecho en 2013 (por primera vez en dos décadas) hubo más días de frío extremo que de calor extremo.

Sin embargo, para los Estados Unidos, 2013 fue el año más caliente a nivel global, posicionando al 2013 como el cuarto año más caliente desde que se tiene registro.

De acuerdo con los científicos, 2014 se perfila para ser más caliente aún y con mayores probabilidades de eventos climatológicos extremos (violentos huracanes, sequías prolongadas, etcétera) derivado del hecho de que 2014 es un año encuadrado en el fenómeno de “El Niño”, que ocurre cuando las aguas del Océano Pacífico se sobrecalientan, provocando alteraciones climáticas alrededor de todo el mundo.

1998, 2005, y 2010 fueron años de “El Niño” recientemente, pero existen datos de este fenómeno en  1798 a 1793 cuando provocó un desastre total agrícola en Europa.

Para que este fenómeno sea declarado existente por los científicos, es necesario que la medición de tres meses consecutivos en la temperatura del Océano Pacífico se vean incrementos, y en consecuencia confirmar que 2014 será un año extremo en altas temperaturas.

Lo que se antoja un poco bizarro es el cómo, intentando descubrir la posibilidad y viabilidad de la vida en otros planetas, se descubre cómo en el nuestro aún hay muchísimo qué descubrir y qué aprender.

Durante 2014, Lisa Kaltenneger y su equipo crearán modelos específicos en 100 planetas que potencialmente pueden albergar algún tipo de forma de vida, y en sus propias palabras describe la posibilidad: “Con billones de mundos rocosos allá afuera, la vida tendría que ser muy exigente para no evolucionar ahí, ¿no lo creen así?”