Mundo Industrial

Los sonidos del silencio

Cuando hablamos sin decir nada, cuando oímos sin escuchar, es cuando se generan los sonidos del silencio.Ante los terribles hechos de violencia en los últimos días, meses y años, la constante ha sido, encabezados en medios nacionales, espectaculares editoriales, fotografías, videos y tweets al por mayor en las redes sociales.

Resultados? Los Sonidos del Silencio…Tantas y tantas familias afectadas, víctimas inocentes que se pierden en el anonimato y el ostracismo, pérdidas incalculables en pequeños, medianos y grandes negocios.

Cientos de miles de jóvenes que encuentran como opción dedicarse a delinquir porque no hay alternativas, hablamos de ello, oímos de ello, incluso les pusimos adjetivo, “ninis”.

La zozobra de familias completas después de hechos violentos, secuestros, extorsiones, desplazamientos obligados a otras ciudades o países, desintegración del tejido social, etc. Todo esto nadie lo cuantifica. Resultados?.........

Dedicamos una buena cantidad de esfuerzo en buscar culpables y muy poco en buscar soluciones, el miedo -justificado o no- nos paraliza, inhibe cualquier intento de acción, la impunidad rampante, genera gran desconfianza, el enorme error de confundir los derechos humanos y volverlos protección de criminales, los fortalece y desanima a la autoridad responsable, el olvidarse de los derechos de las victimas, el olvidarnos de las victimas mismas nos vuelve indolentes.        

Resultados?...........Muchas de las respuestas radican en la verdadera participación de la sociedad, de forma organizada y constante, sin exabruptos, sin anarquía, con contundencia, compromiso y dedicación.

Lo primero es definir objetivos y metas de manera clara, estableciendo mecanismos de medición y evaluación, no mediante acciones reactivas temporales y aparatosas, que solo llevan a mayor desencanto cuando se evidencia que no hay mayores avances.

Se debe trabajar en coordinación total con los responsables de impartir e implementar justicia, cualquier otra forma invita a la anarquía y a la desaparición del estado de derecho, la desesperación es mala consejera, invita a la radicalización y extremismo.

La verdadera interacción entre autoridades y la sociedad en pleno, es la respuesta a todas las interrogantes, cualquier otra expresión, es hablar sin decir nada y oír sin escuchar………  

Sonidos del Silencio.