Mundo Industrial

El sensacionalismo y la manipulación

Derivado de los recientes acontecimientos en Reynosa, en todos los medios nacionales, de inmediato se hablo de una publicación hecha por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en donde se utiliza un extracto del documento y se enfatiza el siguiente párrafo:

Tamaulipas es un estado sin ley. Un lugar donde los “enfrentamientos violentos entre elementos criminales rivales y/o el Ejército mexicano pueden ocurrir en cualquier sitio a cualquier hora del día”.

El documento se puede consultar en la página del Departamento de Estado de los EUA bajo el rubro: travel.state.gov/mexico travel warning.

Es interesante saber que este documento lo publica el gobierno de Estados Unidos para advertir a sus ciudadanos que deseen viajar a cualquier parte del mundo, respecto de condiciones especificas de seguridad en cada país.

Revisando el documento en cuestión a detalle, al final hay una sección que describe la condición particular de cada estado de nuestro país, y lo interesante es que de 32 estados, solo refiere a 10 donde no existen alertas por el momento; Campeche, Chiapas, Guanajuato, Hidalgo, Ciudad de México, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tabasco y Tlaxcala. Aún así, en un párrafo inicial sentencia: “Los viajeros deben tener en mente, que aunque no existan alertas especificas para un estado en particular, los crímenes y violencia aún pueden ocurrir”.

La realidad no se puede ocultar, tenemos como país, un problema gigantesco de inseguridad, exacerbando la información al respecto, ese gigantesco problema no se va a solucionar, el hacerlo solo contribuye a una mayor sensación de frustración e impotencia.

Por ello es vital que la información oficial sea precisa, oportuna y objetiva, de otra manera le damos espacio al sensacionalismo y a la manipulación, que con el uso irresponsable de las redes sociales hace muchísimo daño.

Cuando se tiene un problema, lo primero que hay que hacer es reconocer que se tiene ese problema, es como dar el primer paso en la búsqueda de solucionarlo, lo que no debemos hacer es inmovilizarnos porque tenemos esa información, aún peor, información magnificada y manipulada.

Una vez más insistimos en la necesaria participación ciudadana, recordemos que hoy somos únicamente parte del problema, tenemos que también convertirnos en parte de la solución.

Ser nota internacional como la mencionada es motivo de vergüenza, cambiemos esa imagen, tenemos mucho con que hacerlo.