Mundo Industrial

La seguridad, primer derecho de los ciudadanos

Con gran entusiasmo iniciamos es 2015, convencidos de que hoy más que nunca, el empoderamiento ciudadano es la salida obvia y más viable en la búsqueda de soluciones de fondo a los diferentes retos que como país estamos enfrentando desde hace varios años.

Con el agradecimiento de siempre, a mi amigo Efraín por su constante bonomía al compartir textos de profundidad e interés, como el que me hizo favor de enviar este fin de semana, es un articulo interesantísimo de Joaquín Villalobos, publicado en NEXOS, en donde hace un análisis profundo del tema de seguridad en Latino América, y del cual nos permitimos acopiar algunos puntos muy específicos sobre México.

Menciona el autor: “En 1995 la inseguridad era el principal problema para 5% de los latinoamericanos y ahora lo es para 28%.”

“Latinoamérica con el 9% de la población mundial padece más de 30% de los homicidios. Es la región más violenta del mundo por encima de África y Asia donde hay guerras. Si el problema es en todo el continente no hace tanto sentido culpar a gobiernos.”

“Tenemos sociedades totalmente nuevas con democracias fundadas en viejas instituciones de seguridad y justicia. Estamos esencialmente frente a una crisis de las capacidades de los Estados de brindar seguridad.”

“Sin seguridad, ni la economía, ni la familia, ni la escuela, ni la cultura, ni la vida en comunidad pueden funcionar bien.”

“La seguridad es, en ese sentido, el primer derecho de los ciudadanos y la primera responsabilidad del Estado.”

“Las capacidades de los ciudadanos son frecuentemente construidas a través de la acción del Estado y las instituciones son construidas, formadas y reformadas a través de la acción de los ciudadanos”.

“En ese sentido, no existen atajos, el único camino posible para garantizar y contar con sociedades seguras es avanzar en la construcción de Estado y ciudadanía.”

En muy breves pero contundentes frases, el autor resume el esquema de solución al problema tan complejo y diverso que es la inseguridad, con sus características diferentes en para cada país y/o región; Sin embargo los elementos constantes son: La existencia de instituciones fuertes, una amplia participación ciudadana y una comunicación abierta y constante entre gobierno y sociedad.

Elementos en los que hemos trabajado, más no hemos alcanzado los niveles de participación necesarios para hacer una marcada diferencia, de ahí, que es imprescindible ampliar esa participación decidida de la ciudadanía, y estamos convencidos de que las instituciones son el mejor aliado para ello.

Describe el autor:

“La multiplicación de los delitos es directamente proporcional a la ausencia de autoridad del Estado en el territorio.”

Nosotros pensamos que a la par del incremento de presencia de la Autoridad, debe crecer también la participación de la ciudadanía en su conjunto,  solo así vamos a ver resultados contundentes en tiempo razonable.

Un reto de las dimensiones del que hemos vivido en los últimos 8 años, no se va a resolver por decreto o a través de fuerza extrema, se va a resolver cuando las instituciones, de la mano de los ciudadanos, recuperemos  los espacios de paz, respeto, igualdad y justicia, que hemos dejado al garete, ciudadanos y autoridades.