Mundo Industrial

A presionar a la autoridad con propuestas, no con paros

El domingo pasado, en la rutina de revisar las notas más importantes, encontré una que me preocupo mucho, más por el hecho de la nota misma, por las implicaciones que reviste en términos de la apatía y falta de iniciativa para innovar que sufrimos en este país.

La nota refiere que un grupo de empresarios organizados amaga con suspender los servicios en un destino turístico importantísimo (y bellísimo, además) derivado de la falta de servicios y fallas constantes en el suministro de energía eléctrica y agua potable por parte de las autoridades.

Es comprensible la desesperación y seguramente el hartazgo de los empresarios que tomaron riesgos para iniciar un negocio en ese lugar, pagan impuestos y esperan que la autoridad responsable de proveer dichos servicios cumpla con su función; situación que obviamente no sucede y los ha llevado a tomar esa postura.

La respuesta de la autoridad fue de inmediato acudir al sitio, y hacer compromisos de manera reactiva, meramente paliativos, y los empresarios aceptaron dichos compromisos, so pena de que, de ser incumplidos, nuevamente tomaría acciones para cerrar el destino el próximo 6 de agosto.

Hablamos aquí de un lugar que genera divisas importantes y es fuente de empleo para muchas personas, de igual manera generan impuestos para el gobierno; y sin embargo ante un problema severo, se opta por hacer lo mismo de siempre: buscando culpables y utilizando las mismas soluciones que seguramente no resuelven de fondo el problema.

Necesitamos cambiar de actitud radicalmente, ser disruptivos, creativos e innovadores; qué tal si en lugar de amagos, amenazas y confrontaciones, ese mismo grupo de empresarios organizados, llega con propuestas de solución de fondo, y obliga a las autoridades a sumarse con programas de apoyo e incluso subsidios que pueden crearse a partir de mejorar el medio ambiente y la forma como hoy se gestionan esos servicios.

Utilizando tecnologías totalmente asequibles el día de hoy, se puede dar un giro de 180º a la problemática que enfrentan, incluso lograr con ello mayor independencia y autonomía de autoridades que parece viven en la Edad Media preocupadas solo por la recaudación y la represión.

Una de las características necesaria en los innovadores es la inconformidad; pero hay que llevar esa inconformidad a construir propuestas y acciones concretas que permitan cambiar para siempre esos elementos que la provocan.

Los mexicanos somos famosos por nuestra creatividad; sin embargo, hoy no es suficiente ser creativo, tener una buena idea, es solo el principio de la solución. Hay que implementar esas ideas para transformarlas en innovación.