Mundo Industrial

Cuando el futuro nos alcance

Al estar leyendo la última publicación de la Universidad Carnegie Mellon, con respecto a lo que serán los avances tecnológicos para los próximos 30 años, parecía estar inmerso en una película de ciencia ficción.

La realidad es que la velocidad con que avanza la tecnología, nos lleva a materializar estos avances más pronto de lo que nuestra mente es capaz incluso de imaginarlos.

En un tono que pudiera calificarse de profético, los científicos visualizan lo siguiente:

Para fines de la década de 2010, las lentes que usamos cotidianamente proyectarán imágenes directamente sobre la retina.

Diez terabytes de capacidad de computación (que es aproximadamente la misma capacidad del cerebro humano) será accesible a todo ser humano.

Por la década de 2020, la mayoría de las enfermedades desaparecerán, gracias a los  nanobots que se vuelven más inteligentes que la toda la tecnología médica actual.

La alimentación tradicional de los humanos puede ser sustituida por nano sistemas que impidan la desnutrición y la obesidad, así como propicien la optimización en la producción de alimentos sintéticos. ¡Adiós dietas y sacrificios!

La prueba de Turíng (prueba que compara el desempeño la inteligencia artificial contra la inteligencia humana) comienza a ser común y aceptada en todo el mundo.

Los coches auto-conducidos comienzan a hacerse cargo de todas las carreteras, y a las personas no se les permite conducir más.

Ya en la década de 2030, la realidad virtual comenzará a sentirse 100 % real: Vamos a ser capaces de cargar nuestra mente/pensamientos/imágenes, a un procesador y a la nube.

Para la década de 2040, la inteligencia no biológica será mil millones de veces más capaz que la inteligencia humana.

Los Foglets (pequeños nanobots inteligentes) y la nanotecnología, podrán producir comida de la nada y crear cualquier objeto en el mundo físico a su antojo.

En 2045 multiplicaremos nuestra inteligencia más de 1 mil millones de veces, al vincular de forma inalámbrica desde nuestraneo corteza cerebral a una neo corteza sintética en la nube, y entonces, ni siquiera el Universo que conocemos tendrá límites.

¡Qué emocionante e interesante futuro tienen las siguientes generaciones!