Mundo Industrial

Sociedad debe ser parte de la solución

“Un viaje de mil millas empieza con el primer paso”, esta maravillosa frase de Lao-Tse, nos sirve para marcar el rumbo ante los retos enormes por los que estamos pasando.

Vivimos diariamente enfrentando escenarios muy adversos, los cuales derivados de nuestra misma naturaleza humana, reaccionamos con gran indignación y frustración.

El problema es, que al mismo tiempo, esa frustración e indignación, nos paraliza, o nos lleva a la exigencia extrema de pretender soluciones a base de catarsis mediáticas, que buscan con afán respuestas, respecto a quién y como, se van a solucionar nuestras profundas dificultades.

La realidad, es que durante los últimos años, hemos sido (en contra de nuestra voluntad) parte primaria del problema, ya que las consecuencias las sufrimos directa o indirectamente, pero sin lugar a dudas con grandes afectaciones.

Lo que nos hemos sistemáticamente negado a ser, es parte de la solución, y es aquí en donde radica primordialmente la gran oportunidad de forjar un nuevo rumbo.

En su famoso libro El Hombre en busca de Significado cita el Dr. Víctor Frankl: “Cuando no podemos cambiar la situación a la que nos enfrentamos, el reto consiste en cambiarnos a nosotros mismos.”

En la medida de que decidamos la sociedad entera, volvernos parte de la solución, es como vamos a dejar de ser parte del problema, por eso mencionábamos la importancia de entender que hay que iniciar ese viaje de mil millas, dando ya el primer paso.

Tenemos la responsabilidad irrenunciable de dejar a las generaciones futuras, un mejor ámbito de vida del que nosotros recibimos, y la realidad es que no hemos hecho un buen trabajo, por años nos dimos al abandono cómodo, de pensar que los problemas eran de otros y no nuestros, que si el reducido entorno en el que vivíamos estaba bien, no había necesidad de preocuparse por el resto.

Con responsabilidad tenemos que asumir, que estábamos en el mayor de los errores al pensar que todo marchaba bien y que siempre íbamos a tener a un gobierno paternalista proveedor de soluciones, y que hoy vemos, que ha sido rebasado en todas las instancias.

La única solución radica en participar colectivamente, fortaleciendo a las  instituciones y proponiendo acciones adicionales a todas aquellas que ya vimos que no están funcionando.

La alternativa es la anarquía, y a lo que conduciría, a nadie beneficia.