Mundo Industrial

Reformas sin cumplimiento de la ley, dicen en el exterior

Ayer recibimos un correo, el que como siempre agradezco a mi amigo Efraín, por estar pendiente de compartir temas interesantes y muy puntuales y que son de gran importancia para nuestro país.

El tema es un articulo de The Economist, que da cuenta de la visión que se tiene en el exterior de lo que esta sucediendo a dos años de la actual administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

El encabezado de dicho articulo ya nos dirige al meollo de la visión que se tiene en el exterior: “La crisis creciente de México”, “Reformas y democracia, pero no cumplimiento de la ley”.

Ya en el desarrollo del artículo, se menciona que a lo largo de los dos años de la actual administración, el Presidente ha recibido fuertes pero a la vez contrastantes críticas, tanto dentro de México como del exterior: por un lado se ponderan como históricas las diferentes reformas alcanzadas, y por otro se castiga la actuación en lo relacionado a seguridad y corrupción.

Se menciona incluso que en diferentes encuestas una mayoría de los mexicanos no está conforme con el desempeño del Presidente Peña Nieto.

Se hace énfasis en el hecho de una economía contraída y una disminución en la calidad de vida, así como indicadores extremos en temas de la violencia criminal y altos niveles de corrupción en las diferentes instancias de Gobierno.

Los eventos recientes de Iguala, y el tema de la cancelación de la licitación del tren de alta velocidad de Querétaro, incrementan sustancialmente el descontento de los mexicanos y el deterioro de la imagen hacia el exterior.

A pesar de saber que el Estado de Guerrero por décadas enteras ha sido un estado muy violento, los tristes acontecimientos de la desaparición y probable asesinato de 43 normalistas a manos de la autoridad local, han generado una ola de hechos violentos que de fondo solo ponen al descubierto el hartazgo e impotencia de la población civil.

Todo esto genera un caldo de cultivo para incitar a la violencia y a la anarquía; simultáneamente actores políticos radicales inician a exigir la renuncia del Presidente, otros a atacar por el lado de la corrupción sacando a la luz la residencia de la esposa del Presidente.

Los tiempos en que el control policiaco se asociaba al control político ya se acabaron, hoy el Gobierno tiene que redoblar esfuerzos para que la seguridad se refleje en una verdadera disminución de la criminalidad; si bien es cierto hay avances en la estrategia a nivel macro, es cierto también que los secuestros, la extorsión y los robos domiciliarios siguen siendo un dolor de cabeza en muchas importantes ciudades del país.

Menciona también el artículo que el equipo del Presidente Peña Nieto sostiene que “el cumplimiento total de la ley no se puede imponer de la noche a las mañana”.  Esto es absolutamente cierto, pero lo que se requiere es que disminuyan los niveles de impunidad, y se vean avances en castigos a políticos y funcionarios corruptos, al igual que se continúa con la persecución al crimen organizado.

Un área en la que no se ha ni siquiera empezado a notar cambios es en la judicial: los criminales encuentran cada día más recursos para escapar de la acción de la justicia, y ello, derivado principalmente de la inacción de jueces y ministerios públicos, muchas veces por corrupción, muchas otras por falta de profesionalización de la estructura.

El artículo concluye mencionando que las reformas logradas, si bien son impresionantes, México tendrá poco éxito en sacar un gran provecho de ellas y su potencial si no se alcanza a consolidar un sistema de justicia contra el crimen, que sea honesto, eficiente y eficaz.

Al final de la historia, se esta haciendo indispensable lo que siempre hemos solicitado: RESULTADOS.