Mundo Industrial

Poder de los ciudadanos para los ciudadanos

El proceso electoral 2016 ya está encima, y no se trata de algo menor: 12 elecciones para gobernador es poco más de un tercio de las gubernaturas de todo el país.

Los medios han hecho todo tipo de análisis, comenzando por quienes pudieran encabezar las candidaturas de los respectivos partidos, hasta sondeos de que partidos serán los dominantes en dichas elecciones.

Como ejemplo, CNN-Expansión publica un sondeo entre empresarios que refleja que el 84% piensa que será el PRI el que mayor número de gubernaturas obtenga, y el restante 16% se lo dan al PAN, dejando en 0% al PRD y a Morena.

Aquí lo interesante, y lo que se presta al debate, es el hecho de que todos están enfocados a los resultados, en función del análisis a partir de los partidos políticos; y esto refleja que los mismos medios olvidan (al igual que los partidos políticos) que el actor protagónico de estos ejercicios es la sociedad, el ciudadano común que al expresar su voluntad, es quien decide el rumbo de esas elecciones.

Es por ello, que hoy más que nunca la participación ciudadana debe ser el fiel de la balanza; ya no más las manipulaciones mediáticas, elecciones amañadas, y procesos llenos de descalificaciones y vacío en contenido y propuestas reales.

Un proceso de estas dimensiones, nos da la oportunidad de ir construyendo un empoderamiento ciudadano, que refleje la verdadera participación y compromiso que hemos evadido por años y que es el responsable de los desastres de administraciones omisas, incompetentes y muchas veces corruptas, que nos han llevado a donde hoy nos encontramos.

No es en balde el que se diga que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen; es una abrumadora realidad, derivada de la apatía y la falta de civismo y compromiso que todo ciudadano de este país debiera ejercer.

Siempre demandamos a los políticos visión de Estado, compromiso y ejercicio transparente del poder; se antoja equilibrado que el ciudadano también muestre su compromiso y real ciudadanía participando activamente mediante propuestas, demandas y comportamiento cívico elemental.

Más allá de 12 gubernaturas, lo que vemos en el horizonte es la oportunidad de construir una mejor democracia, que nos permita nuestra independencia política por encima de la manipulación de los partidos políticos y las mafias de poder.

Hagamos realidad lo que se considera un sueño: el poder de los ciudadanos para los ciudadanos.