Mundo Industrial

Humildad para crecer

Cada semana recibimos una publicación de la prestigiada Universidad Carnegie Mellon, y siempre con temas por demás interesantes.

Esta semana no fue la excepción y recibimos una publicación de Jeanine Prime y Elizabeth Salib titulada “Los mejores Líderes son Humildes”.

Nos pareció por demás interesante, ya que si bien este artículo en especial habla de líderes en los negocios, también el concepto aplica a todas las actividades donde exista un liderazgo.

Las autoras comienzan afirmando: “En un entorno globalizado donde los problemas crecen en complejidad constantemente, ninguna persona en lo individual va a tener todas las respuestas”.

A partir de esta premisa explican que personas como el vicepresidente sénior de Google en recursos humanos, Sr. Lazlo Bock afirma que uno de los elementos que busca en nuevas contrataciones es “la humildad”.

Explica: “El objetivo final es encontrar que podemos hacer juntos para solucionar problemas” esto es: “Tener humildad intelectual, sin ella es imposible aprender”.

Abundan las autoras: En un estudio reciente se demuestra lo anterior mostrando como la humildad es uno de cuatro factores críticos de liderazgo donde trabajadores de distintos orígenes demográficos se siente incluidos; este estudio incluyo encuestas a mas de 1,500 trabajadores de países como:Australia, China, Alemania, India, México y los Estados Unidos, y derivado de este estudio, se pudo se encontrar que cuando los empleados observaron actitudes altruistas o comportamientos no egoístas de parte de sus jefes, tales como:

a) Actitudes humildes al aceptar errores y aprender de críticas abiertas,b) Empoderar a sus subalternos para aprender y desarrollarse, c) Mostrar valentía ante situaciones de riesgo que permitan mejorar a todos, d) Hacer responsables a sus empleados por sus resultados.

Dichos empleados se manifestaron como sentirse incluidos y pertenecer a la organización y esta respuesta fue igual para hombres como mujeres.

Los empleados que observaron actitudes incluyentes por parte de sus jefes, reportaron mayor índice de innovación, mayor productividad, a partir de un excelente ambiente de trabajo, mostraron mayor incondicionalidad y compromiso hacia la organización, desarrollando mucho más allá de lo estrictamente esperado de su desempeño.

Nos parece muy interesante este análisis, ya que en todas las estructuras organizacionales, empresas, organizaciones públicas, estructuras de gobierno, etcétera. 

Este principio aplica, hoy más que nunca, empoderar a los actores de nuestra vida diaria puede traer enormes beneficios.

Ante lo muy complicado del entorno en que hoy nos encontramos, esta actitud humilde, honesta por parte de las autoridades hacia la sociedad, puede generar enormes resultados con el simple hecho de ir recuperando la confianza paulatinamente en las personas y en las instituciones.

No es un tema solo de percepción, es un tema netamente de resultados.

Ante el hartazgo y la desesperación, esta herramienta  es de enorme valor y de muy fácil aplicación y replica, optemos pues por darle a nuestros liderazgos individuales, esa necesaria dosis de humildad.