Mundo Industrial

Fallas en modelo de bienestar y crecimiento

Si hacemos un recorrido virtual por el mundo y analizamos las problemáticas cotidianas, no va a ser sorpresa encontrar un denominador común, crisis de todos tipos en todos lados, desempleo, guerra, hambrunas, inseguridad, ingobernabilidad, corrupción, confrontaciones radicales en los grupos de poder, vaya hasta en el país autonombrado el “más democrático” del mundo nos encontramos con eventos como el “apagón financiero”.

Vale la pena reflexionar sobre el hecho de que algo no esta funcionando, el modelo de bienestar y crecimiento que se estableció en la posguerra basado en el capitalismo, libre mercado y que derivó en la globalización, no esta resultando como quizá se concibió en sus orígenes.La brecha entre los muy ricos y los muy pobres cada día es mayor, peor aún, el modelo aspiracional de una clase media sólida, creciente y generadora de mayor actividad económica, esta desapareciendo a velocidades impresionantes, formamos jóvenes profesionistas que al terminar sus estudios no encuentran trabajos acordes a su profesión ni bien remunerados.Esto sin contar la enorme cantidad de jóvenes en todo el mundo que ni estudian ni trabajan, los famosos “ninis”, y en esto no hay que tapar el sol con un dedo, ni buscar culpas ajenas, es responsabilidad de la sociedad en su conjunto, incluidos los gobiernos.

Los valores elementales de respeto a la familia, a la autoridad, a nuestros semejantes, a nuestro entorno, todos los días se vulneran, ¿en qué momento perdimos el rumbo?, ¿qué elemento nos llevó a distraernos del enfoque respecto de generar mejores condiciones de vida para todos?Los testimonios de desesperación, de desanimo y angustia son cotidianos y en mayor cantidad día con día, es imperativo que hagamos caso de esas llamadas de auxilio que nos alertan sobre el desarrollo de un problema mayor.

Diera la impresión de que existe una ceguera total respecto a las consecuencias que puede tener el que desaparezcan esos valores básicos en los seres humanos, se percibe una voracidad atroz en la búsqueda de acumular mayores riquezas sin importar el daño que se haga a los seres humanos ni al medio ambiente.

El arribo a niveles masivos de la tecnología, abrió una enorme puerta a la difusión de todo tipo de mensajes, con tristeza vemos que se reacciona con mayor atención a los grandes distractores, todo lo que representa un circo tiene mayor penetración en redes sociales que los temas de fondo.A nivel micro, es muy preocupante ver como se manipula a las masas con invitaciones al consumismo a mansalva, se generan “ofertas únicas”  este fin de semana, en donde un sinnúmero de personas en su muy valida búsqueda de satisfactores, se endeudan más allá de su capacidad de pago por la “ventaja” de tener un electrodoméstico a un mejor precio.

Si nos preocupáramos por generar mayores fuentes de empleo, otorgar remuneraciones que elevaran de verdad el poder adquisitivo de las personas, en palabras de Henry Ford:“Solo hay una regla para los industriales, producir artículos de la mejor calidad, al menor costo, pagando los mayores salarios posibles”. 

Ford decía que el iba a construir el mejor vehículo que sus trabajadores pudieran comprar y en 1914 incremento el salario a 5 dólares diarios (prácticamente el doble de la industria) y redujo la jornada laboral de 9 a 8 horas. ¿El resultado?, todos lo conocemos hoy, revolucionó la industria y generó riqueza para muchos.Pareciera  necesario revisar el modelo y el rumbo que llevamos.