Mundo Industrial

Competitividad, una palabra muy amplia

Es evidente que la negociación es un elemento muy importante, -indispensable podemos asegurar- en el ejercicio de la política.

Contar con elementos de negociación para enfrentar un debate es como tener provisiones durante un estado de sitio, puede hacer toda la diferencia; y de ahí entender que el gobierno federal incluyera elementos de posible negociación con la oposición para usarlos para aprobar la miscelánea fiscal propuesta, suena lógico.

Lo que es muy difícil de comprender, es que dichos elementos generen una controversia de las dimensiones que estos lo han hecho; si es una táctica verdaderamente es muy audaz y de bajo nivel de confiabilidad.

El montar a todos los sectores en una postura de rechazo a una iniciativa se antoja temerario, particularmente porque los tiempos están acotados y existen otras iniciativas de una gran trascendencia en el medio.

Ya hay manifestaciones públicas en la cúpula del PRI, en sentido opuesto a la estructura básica de las propuestas; en realidad no se esta descubriendo el hilo negro, es un hecho que de pasar dicha iniciativa en los términos actuales, el impacto directo a la clase media, a las empresas y consecuentemente a las clases más vulnerables es de mayor calado que haber propuesto un IVA generalizado.

Los temas del IVA a las colegiaturas, a las importaciones temporales, a las hipotecas, el impuesto especial a las bebidas carbonatadas, la no deducibilidad en los restaurantes, el tope de deducibilidad, son temas ampliamente rechazados.

Y aún así existen dos más que son verdaderamente importantes: el cambio al código fiscal con respecto a la responsabilidad solidaria de los representantes legales, que los pone en una posición de riesgo personal en caso de criterios de la autoridad con respecto a si es o no evasión, derivado de alguna omisión o error de terceros; y por supuesto, el tema de transparencia y rendición de cuentas sobre cómo se ejerce el gasto.

Se habla mucho de la falta de competitividad con relación a otros países en el porcentaje sobre el PIB de recaudación que tenemos; suena adecuado el análisis, siempre y cuando esté equilibrado en la forma en que se recauda y se transparenta la forma de gastar, en ello no vemos ninguna propuesta.

Y como hemos insistido, la única forma de recaudar más de manera simple y justa es que la base tributaria se amplíe y tributar sea sencillo, tampoco vemos que se cumpla con esto ni se ataque a la informalidad, recordemos que más del 50% del comercio hoy está en ella.

Competitividad es una palabra muy amplia que requiere que quien la solicita ponga la muestra; con esta iniciativa no vemos esa muestra.