Cambio de mando de seguridad en León

“Cualquier sociedad que renuncie a un poco de libertad para ganar un poco de seguridad, no merecen ninguna de las dos cosas”.
Benjamin Franklin

El sentir de gran parte de la sociedad en León, es que en el tema de la seguridad no se han obtenido los resultados esperados, y que no existe un plan integral para abatir la delincuencia.

El gobierno municipal debiera entender que para lograr resultados se necesita “Co-Gobernar”, esto es ir de la mano con los ciudadanos,  consejos ciudadanos, cámaras empresariales, iglesia, clubs de servicios, comités de colonos, universidades, organismos de la sociedad civil, medios de comunicación, etc.  Se han  hecho acciones aisladas, pero sin un plan integral, se les ha propuesto una Mesa de Seguridad,.

Debemos reconocer que no es un tema tan sencillo, sobre todo por el impacto nacional que este problema ha tenido, sin embargo cuando reconocemos que un cuerpo se encuentra enfermo, un diagnóstico certero, estudios precisos, una buena terapia y participación del enfermo, su convicción de acuerdo a sus creencias, además del apoyo familiar y de amigos, hará que el médico o los médicos responsables, en conjunto con sus conocimientos y equipo de cirugía, logren éxito en la operación; finalmente esto se verá traducido en una recuperación y cuidado que deberá tener el paciente para tener una mejor opción de vida, y seguirle haciendo chequeos permanentes.

El ejemplo anterior, lo hago  en virtud de declaraciones anteriores que ante los medios hicieron nuestras autoridades que dijeron cuando se escogió al General Miguel Pizarro Arzate como encargado de la seguridad en León,  “se revisaron muchos perfiles y el mejor fue el del General Pizarro”, “El aval del General, fue acordado por el Gobernador Miguel Marquez,  El Secretario de Seguridad Alvar Cabeza de Vaca y el Procurador Carlos Zamarripa”, así como que se entendió que las recientes visitas del General Cienfuegos, era una espaldarazo al General Pizarro.  Los Ciudadanos han confiado en sus autoridades, sin embargo cuando se expresan inconformidades por los índices elevados de inseguridad (que por cierto nunca quieren dar a conocer a la sociedad) ya sea en comentarios ante la prensa, encuestas de percepción, las que  nunca se dan a conocer o reuniones con empresarios, en múltiples ocasiones  se descalifican las mismas.

Hoy habrá un cambio de funcionario,  resultado de una consulta e intervención según nos dicen nuestras Autoridades “con el aval del Secretariado Nacional de Seguridad”, ahora si el perfil será el adecuado.

Al igual que el caso del enfermo, los ciudadanos requieren una persona profesional, capaz de entender la problemática social, un enfoque con criterio, conocimiento, herramientas, para evaluar, diagnosticar, corregir, y atacar el problema,  tener una comunicación sana con la sociedad,  ser un puente  entre los organismos vinculados a la recomposición del tejido social, crear indicadores de medición y darle seguimiento, y finalmente dar resultados.

El observatorio Ciudadano de León, estará pendiente como lo ha hecho de medir la eficiencia del cambio

Luis Alberto Ramos

Presidente del Observatorio Ciudadano de León,