El Sép7imo Rollo

Después de medianoche

Un homenaje a la cinematografía mundial a través de un filme romántico-cómico es lo que encontramos en la producción italiana “Después de la medianoche”, la cual pese a no lograr lo prometido en su publicidad sí asegura entretenimiento. 

¿Por qué no cumple? La película es promocionada como la nueva “Cinema Paradiso” y queda a deber mucho para siquiera acercarse, sin embargo ofrece una trama diferente pero con la misma esencia de tener como atmósfera el cine como una forma de vida.

“Después de medianoche”, escrita y dirigida por Davide Ferrario, nos presenta la historia de hombre solitario llamado Martino (Giorgio Pasotti) que trabaja como guardia del Museo de Historia del Cine en Turín, quien un día ve entrelazada su vida con la de Amanda (Francesca Inaudi) quien llega al recinto al intentar huir de la policía luego de un incidente en su trabajo en una hamburguesería. 

Tras ese día ambos comienzan a desarrollar un romance bastante peculiar en medio de un ambiente cinéfilo que en varias secuencias hace un homenaje a distintas obras de la cinematografía mundial.

En la historia hay un tercer participante, Angelo (Fabio Troiano), el novio criminal de Amanda, y quien no está dispuesto a perder a su pareja con Martino. 

“Después de medianoche” no es muy cercana a “Cinema Paradiso” por varias razones y resulta evidente al ver ambas películas, entre las mismas, que una tiene un argumento más sentimental y la otra genera una historia amorosa de manera muy ingeniosa y poco convencional con personajes que se asemejan a otros de la cinematografía mundial.

Sin embargo, ambas ya ocupan un sitio especial en la historia del cine italiano y su particularidad de poner al séptimo arte como protagonista en sus tramas. Lo que recomendaría es ver una y luego la otra en una tarde tediososa o de poca actividad para disfrutarlas más.

Tanto “Después de medianoche” como “Cinema Paradiso” están disponibles en algunos portales de Internet para quienes quieran conocerla o a la venta en librerías y tiendas de discos.


luis.lopez@milenio.com