Mirada en la red

Reunión de alto nivel de 2016

Si como se espera en la Reunión de alto nivel para prevenir y controlar el VIH, el Sida y otras ITS, se aumenta el presupuesto a escala mundial, será un resultado esperanzador. Para el periodo 2016-2021, ONUSIDA ha planteado que el 90% de las Personas que Viven con VIH (PVVIH) conozcan su estado serológico, es decir que sepan no sólo que son portadoras del virus, sino que tengan información acerca de la carga viral que tienen ya que en un determinado momento les puede arrojar hacia la letal fase SIDA.

Una meta compleja por dos razones: 1). Un porcentaje significativo de PVVIH desconocen que son portadores(as) del virus. Un par de aspectos sobre tal situación: en América Latina y el Caribe, 86% de las prácticas sexuales de riesgo se realizan sin condón. Además, entre personas que tienen prácticas inseguras o que son portadoras del virus, crece el bareback, es decir la decisión consciente de no usar preservativo, para "jugar a cierta ruleta rusa" e incluso para formar parte de las personas seropositivas, para "expulsar la preocupación" de adquirir el virus.

2). El proceso de identificación de quienes tienen prácticas de riesgo emana de cada individuo, en tanto ha de aceptar que es parte del mundo de prácticas que conllevan peligro o que incluso ya generaron un nocivo efecto para su salud y para la de otras personas. Dicha transformación ha de surgir, primero, desde sí mismo(a) y luego, exponerse frente al grupo que le represente trascendencia, incluida(s) su(s) pareja(s). Las campañas de sensibilización tienen importancia, pero el proceso de concienciación nace --con oscuros conflictos-- dentro la psicología de cada persona. Una vez que ello sucede, el acompañamiento profesional se torna neurálgico para que cada uno(a) realice su diagnóstico y, luego, acepte recibir tratamiento hasta lograr alta adherencia al mismo. Se explica en pocas líneas, pero cada parte de este complejo bucle de concienciación: Decisión, diagnóstico, tratamiento y adherencia, consumirá meses o años y, ello parece estar fuera del sistema métrico sexenal o cuatrienal de los países. Por eso, el trabajo de las Organizaciones de la Sociedad Civil que trabajan con grupos clave es fundamental para lograr esta meta.

Admitiendo que México se planteará que el 90% de la población que vive con VIH conozca su estado serológico, exigirá invertir en servicios de salud en todo el territorio nacional; necesitará contar con personal capacitado para atender y dar seguimiento a cada PVVIH, sin una sola gota de discriminación, estigmatización ni actitudes homofóbicas o transfóbicas y con pleno apego a los Derechos Humanos. Desde luego, se necesita de la absoluta disposición, acceso y distribución de antirretrovirales en los centros de salud.

Seguiré.