Mirada en la red

Mes de la lectura

La UAEM sostiene el programa conocido como "Abril, mes de la lectura". Hace casi dos décadas que la máxima casa de estudios de la entidad optó por celebrar el 23 de abril, dedicado al Día Mundial de Libro y del Derecho de Autor, mediante la articulación de un esfuerzo más robusto a lo largo de todo este mes. Ante el reciente fallecimiento del poeta y narrador José Emilio Pacheco, la institución decidió rendirle homenaje a una de las connotadas plumas nacionales.

El programa cultural, que ha impulsado el rector Jorge Olvera, deja claro que se entienden los múltiples senderos por lo que se puede fomentar un hábito que cada día languidece más entre las nuevas generaciones: leer. Por cierto, pocos saben que quien ahora dirige los destinos de la UAEM, creó este programa de impulso a la lectura. Mediante conferencias, presentaciones de libros, proyecciones de filmes, obras de teatro, conciertos, lecturas en voz alta, exposiciones escultóricas y, de vez en vez, otras actividades lúdicas, se trata de que nos detengamos a revalorar la importancia de nutrir nuestra vida a través de la lectura.

Leer, especialmente para quienes acuden a las instituciones educativas, es una de las más altas responsabilidades. Una exigencia. Actividad compleja y nutricia para nuestro pensamiento. Es el combustible para que el cerebro se acreciente, dado el potencial que tenemos. Lo que aprehendemos como resultado de la lectura nos sólo tiene un fin pragmático o instrumental. Mantener y fortalecer el hábito de la lectura aporta a la calidad de vida y genera viáticos para la vejez. Aquello a lo que nos aproximamos a través de este arresto liberador y enriquecedor, contribuye no sólo con nuevos conocimientos, sino que nuestra percepción y comprensión se pueden tornar más finas; especialmente hoy que tantos fenómenos parecen (o son) homogéneos.

Hace apenas tres años, las estadísticas que reportaba nuestro país seguían colocándonos al final de la tabla, entre 108 naciones. Según datos de la UNESCO, en 2013 México ocupaba el penúltimo lugar, debido a que leemos menos de tres libros al año y, dedicamos apenas tres horas semanales a esta significativa actividad. Países como Alemania, por ejemplo, reporta 12 libros al año, en promedio. Para ser considerado un lector, el estándar marca que debemos leer 8 libros al año. Bueno, andamos cinco debajo de la cifra iniciática, nada más. ¿Cómo anda cada uno/a hoy? Hagan cuentas.

Este esfuerzo conmemorativo que se despliega en la UAEM se torna de especial relevancia. ¿Qué está haciendo el Rector Jorge Olvera? Unir la capacidad y talento de las secretarías de Docencia y Difusión Cultural, para incentivar una actividad urgente e impostergable. Revisen el programa. Nútranlo con su presencia. Hay mucho que leer.