Mirada en la red

Mariguana con fines lúdicos ¿un problema?

El miércoles 4 de noviembre, diversos medios de comunicación y otros actores políticos salieron a la palestra para opinar sobre una reciente resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Se trató de la decisión en torno al amparo que turnaron cuatro personas, a efecto de saber si estaban en condiciones legales para poder cultivar, cosechar y consumir (con fines lúdicos) mariguana; esta hierba verde catalogada como un tipo de estupefaciente.

Los grupos conservadores y quienes tienen la mecha bastante corta en el cerebro, no cejaron en señalar que tal decisión abrirá el camino a la legalización de la cannabis. Vamos por partes. 1).Sembrar y poseer mariguana sigue siendo un delito federal. 2).Hasta ahora, solo cuatro personas, con nombre y apellido, cuentan con una resolución favorable de los ministros de la SCJN en la que quedó claro que para dichas personas no constituye delito sembrar, con fines de consumo "lúdico" y personalísimo, este tipo de estupefaciente. 3).Se trató de una petición expresa que lograron los hoy famosos: Armando Santacruz, José Pablo Girault, Juan Francisco Torres Landa y Josefina Ricaño. Nadie más por ahora. Ellos y ella forman parte de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART). Lo que subraya el hecho de que no se trata de una súbita ocurrencia sino de una posición política en torno al uso de su libertad.

4). Quienes pretendan obtener un "permiso" de esta categoría para no incurrir en este delito federal, tendrán que transitar el mismo camino, hasta obtener dicha resolución. 5).Lo que sí parece trastocar esta resolución es ¿qué pasará si la siembra, cosecha y consumo personal (que no la venta) de la mariguana, crece entre la población que tiene aficiones lúdicas para consumirla? ¿Quiénes saldrán perdiendo en esta "legalización" soft o sui géneris? ¿Otros estupefacientes se irán a la alza o a la baja?

¿Estamos frente a un "problema" nacional con este asunto del consumo de la mariguana? Mi respuesta es que no. Es un tema polémico, pero insustancial. Los severos aprietos que tenemos en México son: I).Desigualdad, pobreza y pobreza extrema en todo el país. II).Una calidad educativa que asusta y deprime a propios y extraños. III).Un modelo económico e ideológico que galopa por doquier a escala global y que nos explota cada día más y nos deja a nuestra suerte ahora, más tarde, frente a la vejez y cuando estemos moribundos. IV).Corrupción e impunidad. Ambas limitan el desarrollo de cualquier país, se le vea por donde se le quiera mirar. V).Inseguridad y delincuencia organizada. Deberíamos ocuparnos de estos problemas centrales, no de la manera en que cada persona quiere gastar su existencia con consumos "lúdicos".