Mirada en la red

Información confiable

Recientemente colaboré en un proyecto sobre el estado que presenta la Nanociencia en México; un campo joven que despuntó de manera más clara a partir del año 2000. Lo que interesaba era saber qué tanta investigación se ha desarrollado en nuestro país y en qué direcciones avanza la nanomedicina.

Tuvimos acceso a una matriz de datos que estaba en un libro de Excel. A decir de un colega, ese archivo contenía alrededor de 2500 artículos en inglés que se habían publicado en revistas internacionales y nacionales, durante el periodo 2000-2010. La mayor parte de los autores y autoras de esos textos, son mexicanos/as y trabajan en universidades. Hay que anotarlo, figuran académicos de la UAEM.

Cuando recibimos la información, nos dijeron que teníamos una "base de datos" interesante sobre el tema. Aquí, la primera consideración. Si las instituciones, organizaciones o personas almacenamos datos en una hoja de Excel, sin duda cumplimos con criterios de organización y sistematización para conservar o analizar aquello que nos interesa.

Pero eso no significa que una serie de cifras y textos archivados digitalmente en una hoja de cálculo se convierta, por obra y gracia de los teclados, en una auténtica base de datos. Si la información guardada en un documento digital está claramente organizada y codificada metódicamente, es posible que a partir de allí, con la participación de expertos/as en tecnologías computacionales o en sistemas de información, podamos contar con una genuina base de datos.

Cuando abrimos el archivo, nos fuimos de espaldas porque si bien contenía datos valiosos, intentar revisar o procesar ese cúmulo de resúmenes de artículos científicos, era imposible desde la matriz de Excel. Así que, como en otras ocasiones, acudimos a dos especialistas en el campo computacional.

Ellos desarrollaron una base de datos con la información aportada. El trabajo multi e interdisciplinario, los conocimientos y capacidades de cada integrante; la disciplina en el trabajo y el ánimo colaborativo, son ingredientes que deben estar presentes cuando se abrazan proyectos de gran calibre.

Grande fue nuestra sorpresa cuando, mediante la programación correspondiente y los sistemas de procesamiento adecuados, descubrimos que aquella base de datos puesta en una hoja de cálculo –que había ostentado contener más de 2 mil 500 registros dedicados al tema de la nanociencia– se había reducido a poco menos de 800 artículos que nuestros colegas nacionales han logrado publicar en torno a este tema.

Aquí, la segunda y última consideración. Debemos examinar con más detalle aquello que presumimos tener. Validez y confiabilidad informativa, la tónica.