Mirada en la red

Hombres que aman a hombres


Nuestra reciente historia está nutrida de casos bien documentados en los que diversas personalidades nacidas con genitales masculinos, han sido etiquetadas dentro de los cánones que dicta la binaria sociedad que reina en heterolandia, como escribiera en alguna ocasión Antonio Marquet. Según el precepto hetero normativo, al nacer con genitales masculinos, lo que sigue es hacerse -sin dilación ni vacilación- hombre heterosexual; buscar su reproducción y, si se puede tener en el registro personal más de una mujer con quien propagar la especie, tanto mejor. En contraparte, al nacer con genitales femeninos, inmediatamente hay que esperar que de allí se forje una "mujercita" hecha y derecha, capaz de esperar a ser elegida por un "príncipe azul" y, luego de saber estar detrás de un gran hombre, ayudar a multiplicar escalonadamente la especie.

Así, todo ser humano que nace ha de ser inscrito inmediatamente dentro del marco de expectativas que exige el sistema patriarcal, machista y por extensión homofóbico que nutre las visiones neoconservadoras y de derecha que brincotean en este México católico, apostólico y romano.

Parece que nada grato resulta a los grupos conservadores tener que reconocer que en nuestro emblemático registro, justo en el amanecer del siglo XX, don Ignacio de la Torre y Mier inauguró la lista de hombres que amaban hombres; nada menos que yerno del patriarca don Porfirio Díaz, pues Nacho se había casado con Amandita, la hija "natural" (según rezaba la época) del longevo dictador.De la Torre y Mier daría origen al fatídico número 41 que alude y connota a la homosexualidad en México. Otro caso sonado fue el ideólogo de cabecera del revolucionario Emiliano Zapata, Manuel Palafox, también de orientación homofílica. Un flamante secretario de Hacienda, en la época de Emilio Portes Gil, nada menos que Luis Montes de Oca, también sabía amar a los de su género. Años más tarde ocuparon el imaginario social de la orientación homo-erótica, personalidades y autores de la talla de Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer; el actor Arturo de Córdoba; los compositores Pepe Guízar y Gabriel Ruiz.

El 15 de septiembre de 2013 un nuevo hito se colocó en este tema, pero en el escenario de la política. Benjamín Medrano Quezada, después de ganar las elecciones para gobernar el municipio de Fresnillo, Zacatecas, tomó posesión en el cargo y los medios de comunicación señalaron -con pleno consentimiento y valentía de Medrano- que se trataba del primer alcalde que asumía abiertamente su orientación gay. Como se puede ver, en este y otros temas, el avance en nuestro país ha sido torpe, hipócrita, cargado de censura, cuando no de fingimiento "hetero"y, desde luego, atestado de vetustos dobleces.