Los correos del público

Los correos del público

Rostros de violencia

Actualmente estamos presenciando y siendo copartícipes, conscientes o inconscientemente, de permanentes y sistemáticos actos de violencia con los cuales, segundo a segundo, nos autodestruimos como personas y a  nuestro propio mundo. Un aniquilamiento de la vida humana con los diferentes e irracionales rostros de  violencia. Uno de ellos,  el consumismo contemporáneo; especie de violencia lenta hipnótica, subliminal, que con imágenes televisivas alucinantes penetran nuestro ser con recetas y alimentos envueltos en luces de oropel donde subyacen, como fantasmas, modas y hasta cambios de actitud al usar determinado perfume, que hace más hombre o más mujer;  así como  imitar comportamientos que hoy, al grito de la moda, las pantallas telenovelescas son promotoras a través de los innumerables rostros de violencia ofreciendo las mejores lecciones de criminalidad, como si fueran verdaderas academias del mal, alimentando violentamente  nuestra cultura ingenua, ya de por si embriagada en el mundo de los apetitos inalcanzables  para la mayoría, convirtiéndose, esta frustración, en verdaderos escaparates de ingreso, sobre todo a jóvenes, al mundo del dinero fácil y del menor esfuerzo o, al ingreso, a un  mundo ficticio del humo de las irrealidades temporales. Un lamentable y actual rostro de violencia que lacera nuestra democracia inundando los valores de la honestidad y patriotismo, es el vergonzante uso de la mentira y calumnias, los golpes bajos, los fotomontajes y la deshonra política. Y más, aún, la indiferencia petrificada , ante un mundo que se nos va de las manos, en presencia y complicidad de las cámaras de diputados, senadores y otras instancias representativas del mundo social, ético religioso, que tal parece que han enmudecido con uno de los  rostros más violentos como lo es el silencio a indiferencia. Se llegó el tiempo del actuar de la “sociedad civil” para convocar a líderes y representantes, hombres y mujeres, de buena fe a conciliar a favor de la vida.

Fernando Mendoza Castañeda

 

Combate inteligente

El problema del narcotráfico es un problema multilateral, el país productor y el consumidor,  entre ellos hay muchos intermediarios que ganan miles de millones, ese dinero es el que instaura las mafias, compra armas y crea la violencia desmedida; si atacas las finanzas, que son el origen, disminuyes todo lo que de ello se deriva, pero nuestro gobierno sigue atacando las consecuencias, atacando a las mafias de mil cabezas que más tardas en matar una que en aparecer muchas más.

Qué bueno que Estados Unidos reconoce que es parte del problema, no solo por ser consumidores como lo admitió su secretario de estado, John Kelly, también por promover una solución violenta de ataque directo a los carteles en lugar de atacar lo financiero, sin dinero no se pueden pagar las armas ni pagar sicarios ni corromper autoridades. La mejor lucha contra el narco es fiscalizar a los bancos, combatir el lavado de dinero, inmovilizar cuentas sospechosas, legalizar drogas blandas para que disminuya el precio, invertir el tecnología de punta para detectar cruce de cargamentos en fronteras y todo aquello que los hace sangrar económicamente. Si no eres más inteligente que ellos, si combates fuego con fuego, fuerza con fuerza, solo aumentarán los muertos.

Roberto Domínguez Hernández