Los correos del público

Los correos del público

Ley

 La ley del embudo sigue imperando en México. Ancho para el gobierno y angosto para la sociedad. Ahora que por fin la sociedad, por medio de los sindicatos empresariales, se decide a alzar la voz contra la pasividad convenenciera, sospechosa, ineficiente y negligente del gobierno en el caso de los “maistros” de la CNTE y de sus supuestos simpatizantes, y dice que no va pagar impuestos haciendo sus declaraciones en ceros, el gobierno de inmediato dice que eso es “ILEGAL”. ¿Y no es ilegal que los de la CNTE bloqueen las vías de comunicación, que saqueen y vandalicen negocios y empresas, que humillen en público a los maestros que no están de acuerdo con ellos, que le nieguen una mejor educación a los niños de las entidades afectadas y por tanto les nieguen un mejor futuro, no es ilegal que los de la CNTE no respeten los derechos de terceros?

Es más ilegal esto que lo primero. Pero si un negocio o empresa no tiene utilidades, pues no va a declarar impuestos y esto es muy legal. Pero el gobierno de inmediato grita que esto es ilegal pues los políticos ven que se les puede reducir el dinero del que cobran sus sueldos, del que medran, del que roban, etc., y seguramente a muchos se les acabaría la “vocación de servicio” que los motiva a ser políticos. El gobierno ya debe aprender a que este sale de la sociedad y no al revés. La sociedad es la mandante y el gobierno es el mandatario. Y si somos tan democráticos, el gobierno debe proteger primero los derechos de las mayorías y luego buscar cómo proteger los de las minorías y no al revés. Y la defensa a los derechos humanos se debe aplicar primero a los humanos que son derechos y no al revés. Y no debemos olvidar que por empresario no se debe entender que sólo lo son los dueños de grandes empresas. Empresario es todo aquel que se arriesga en hacer algún negocio. Desde el que hace tamales y los vende en las esquinas, el que compra su carrito de paletas para venderlas por las calles, el que gasta sus ahorros comprando un camioncito de comida “Food truck” hasta los que arriesgan sus grandes capitales y forman empresas con cientos o miles de empleos. Los empresarios son los que generan la riqueza de un país. El gobierno no. El gobierno está sólo para hacer leyes, para garantizar que se respeten los derechos de todos aplicando imparcialmente esas leyes, y para hacer la infraestructura necesaria para el desarrollo del país. Y para eso se ocupan los impuestos. Esperemos que esta crisis de gobernabilidad finalmente ponga al gobierno en su lugar correcto ante la sociedad.

Enrique Acevedo A.

 

Leyes

“Ningún mal mayor para un pueblo que padecer un gobierno débil”. Palabras escritas en la columna del Sr. Luis María Anson, en la sección El Mundo Mx. Lo menciona con respecto a Cataluña y su actitud presente. Sin embargo, resuenan en nuestra realidad, donde los transgresores de la ley salen libres, maestros agresores, abogados que tuercen la ley, traficantes y asesinos que salen de las cárceles a disfrutar su dinero mal habido que nunca fue tocado por el gobierno, los que creen estar en una zona social privilegiada exenta de responsabilidades para con los demás. Donde la equidad resulta palabra vacía en todos los aspectos de nuestra sociedad. Los que tienen obligación de actuar, prefieren conservar y acrecentar la “riqueza de la iniquidad” y su sistema de acumulación de riqueza y privilegios, que “expolia y margina a la inmensa mayoría de la familia humana” (Pedro Casaldàliga dixit). Aplíquese la ley, y háganse leyes justas y equitativas. No necesitamos más.

Francisco Javier Aceves Ávila